La psicología online: Ventajas y limitaciones

La psicología online

La actual pandemia de coronavirus ha hecho que las consultas de psicología online resulten una alternativa viable y atractiva a la hora de recibir atención psicológica previniendo posibles contagios.

Por ello, desde el principio de la pandemia, Nuestro Psicólogo en Madrid ha ampliado su cartera terapéutica, ofreciendo sesiones online para todos aquellos que tengan esta necesidad. A continuación, se explican los beneficios de esta nueva herramienta, así como aquellos casos en los que su uso no es recomendable.

¿Cuáles son los usos de la psicología online?

La psicología online consiste en la prestación de servicios psicológicos a través del uso de las tecnologías de la información. Dichos servicios pueden ser ofrecidos en cualquier ámbito específico de la psicología (p. ej., en el educativo o el clínico) para realizar:

  • Evaluaciones en investigaciones psicológicas: La psicología online facilita la evaluación a nivel masivo, permitiendo registrar y analizar los resultados de cuestionarios o encuestas sobre problemas psicológicos de forma ágil y rápida.
  • Asesoría psicológica: Cuando no existe un problema psicológico como tal y el paciente sólo busca orientación o adquirir herramientas muy concretas, el psicólogo puede desarrollar intervenciones breves a través de chat, videoconferencia o correo electrónico.
  • Terapia psicológica: Es el formato sobre el que versará la presente entrada debido a su exponencial aumento durante la pandemia de coronavirus. Cabe destacar que, cuando un paciente está recibiendo un tratamiento psicológico, lo habitual es disponer de algún otro medio de contacto para poder ayudarle a superar una crisis puntual (p. ej. ante ideas autolíticas).
  • Complemento de la terapia psicológica presencial: Cuando haya problemas para acudir presencialmente a las sesiones, p. ej., por el cambio de ciudad o incompatibilidad horaria.

Ventajas de la psicología online.

  • Permite una comunicación cercana: La comunicación no verbal proporciona información tan importante como la verbal, pues permite identificar y diferenciar las expresiones faciales, la postura corporal, etc.
  • Eficiencia y rentabilidad: Reducir el tiempo y el coste que supone el desplazamiento puede ser especialmente importante para personas que viven en una zona alejada de la consulta psicológica, así como para aquellas que tienen una jornada laboral larga y compromisos familiares que no les permite acudir presencialmente (p. ej. niños o personas dependientes a su cargo).

“Las sesiones de psicología online son muy útiles para personas que viven lejos de los despachos de psicoterapia”.

  • Accesibilidad y facilidad para mantener la regularidad de las sesiones: Hay personas cuyos problemas psicológicos les dificulta e incluso impiden acudir al inicio de terapia (p. ej. personas con agorafobia, con ansiedad o depresión). En este sentido, la psicología online facilita poder continuar el tratamiento independientemente de las circunstancias geográficas (p. ej. personas que viajan con frecuencia o que viven en zonas rurales) o la pertenencia a ciertos colectivos (p. ej. jóvenes o personas con movilidad reducida).

Limitaciones de la psicología online.

  • Posible desconocimiento de las nuevas tecnologías: No todas las personas poseen un amplio conocimiento de los distintos recursos electrónicos (p. ej. en el caso de los ancianos) o cuentan con la tecnología adecuada (p. ej. buena cobertura). Por ello, lo más habitual es que el psicólogo proporcione algún medio de uso intuitivo y que le explique previamente el funcionamiento más básico de la aplicación.
Psicología online para todas las edades

Psicología online para todas las edades

  • Problemas en la confidencialidad y riesgo en la protección de datos: Realizar una sesión online supone un aumento de la posible pérdida de privacidad si el paciente no cuida su intimidad, especialmente a nivel informático (cuestión sobre la que se profundizará más adelante).
  • Riesgos clínicos: La presencia de cierta psicopatología dificulta la atención online de ciertas personas. Dada la especial relevancia de este punto, se le dedicará el próximo apartado.

¿La terapia online es recomendable para todos los pacientes?

Como se ha comentado anteriormente, la terapia online no es recomendable para todos los pacientes, aunque no existen contraindicaciones absolutas. En este sentido, aunque el psicólogo es el máximo responsable de velar por la calidad, la eficacia y la seguridad durante la intervención, es importante que el paciente conozca si su caso se ajusta a los requerimientos de la terapia online.

Así, la terapia online es aconsejable cuando:

  • No existe la opción de acudir a una sesión presencial o ésta no es recomendable, p. ej., por cuestiones relacionadas con el desplazamiento.
  • Se cumplen los criterios básicos (ser mayor de 16 años o tener contacto con los responsables legales, tener un buen manejo tecnológico, contar con un espacio privado adecuado, etc.).
  • El tratamiento resulta equivalente o mejora el tratamiento presencial, es decir, que se adapta a las condiciones de trabajo terapéutico y no supone un riesgo para los avances clínicos (p. ej. por interrupciones o problemas en la comunicación).
  • Las condiciones clínicas lo permiten (no presentar una psicopatología grave y que no requiera de más de una sesión semanal).

Situaciones en las que la psicología online es desaconsejable.

¿Cuáles son las condiciones clínicas que pueden dificultar y, por lo tanto, hacen desaconsejable el uso de la terapia online?:

  • Tener ideación suicida o riesgo de autolesiones, así como ideación homicida.

“La psicología online no está indicada en personas con tendencia o ideación suicida”.

  • Estar envuelto en problemas de violencia, abuso o acoso.
  • Tener conflictos familiares o de pareja importantes.
  • Mostrar problemas de impulsos graves (p. ej. agresores sexuales), así como abuso de sustancias o trastornos de alimentación severos.
  • Acusar un estado anímico muy bajo.
  • Sufrir ansiedad excesiva, crisis frecuentes o escasez de estrategias de autocontrol.
  • Tener una inhabilidad social grave (p. ej. agorafobia).
  • Mostrar una pérdida de contacto y juicio de la realidad, es decir, tener delirios o alucinaciones.

¿Cuáles son los derechos del paciente en la terapia online?

  • Acordar previamente los términos del servicio como la vía de contacto, el horario de atención o la remuneración económica. 
Regulación de las consultas de telepsicología

Regulación de la psicología online

  • La confidencialidad. En este sentido, cabe destacar que, salvo en circunstancias excepcionales (p. ej. suponer un grave peligro para sí mismo o para otros), el psicólogo no debe informar sobre su caso a terceras personas.
  • Ser informado sobre las características de su problema, así como sobre los objetivos y planes para su tratamiento psicológico.
  • Recibir técnicas de intervención terapéutica avaladas científicamente. Cabe destacar que, en el caso de la terapia online, se ha encontrado que la terapia cognitivo-conductual es más eficaz que otras orientaciones psicológicas.
  • Ser informado sobre las contraindicaciones que pueda tener la terapia online en su caso, así como las razones para la recomendación de su derivación.

“El paciente tiene derecho a ser informado de las posibles contraindicaciones de la psicología online, en su caso concreto”.

  • Posponer la sesión online. Por norma general, en las clínicas psicológicas (incluido Nuestro Psicólogo en Madrid) debe cancelarse una sesión con mínimo veinticuatro horas de antelación para no perder el dinero de la sesión.
  • Contar con una vía de comunicación alternativa con el psicólogo: Para solventar los posibles fallos técnicos, es conveniente contar con una vía de comunicación alternativa (un correo electrónico, un número de teléfono, etc.). De este modo, el profesional puede intentar solucionar el problema técnico junto con el paciente y, en el caso de no poder resolver el fallo técnico, completar la sesión a través de una llamada telefónica.

¿Cuáles son las obligaciones del psicólogo online?

  • Cumplir con el Código Deontológico y estar comprometido con la buena praxis de la psicología.
  • Solicitar información personal del paciente de carácter estrictamente profesional (p. ej. la dirección personal para aplicar un plan de protección ante un posible intento de suicidio), así como información complementaria sobre algún allegado al que poder solicitar asistencia cuando se haya detectado un riesgo medio-alto de crisis o cuando las circunstancias requieran su participación directa o indirecta para incrementar el beneficio terapéutico.
  • Recomendar sesiones presenciales de forma intermitente, especialmente en terapia de pareja o ante el riesgo de violación de la intimidad por las circunstancias personales del paciente.
  • Derivar al paciente a otro especialista ante la detección de un trastorno psicológico que no es capaz manejar correctamente.
  • Dar por finalizado el tratamiento psicológico cuando haya mejorado o cuando, tras un tiempo razonable, no haya podido alcanzar los objetivos que se había propuesto.

¿Cómo protegerse para evitar problemas de seguridad en las consultas online?

Citamos, a continuación, algunas recomendaciones para evitar posibles problemas de seguridad que puedan surgir a la hora de realizar consultas de psicología online.

Eligiendo un entorno físico apropiado.

Tanto el paciente como el terapeuta tienen el deber de cuidar el espacio físico en el que se realizarán las sesiones a fin garantizar la privacidad de las mismas y las condiciones para el correcto desarrollo de las sesiones (p. ej. una visibilidad adecuada).

“Es importante disponer de un entorno adecuado, tanto por parte del psicólogo como del paciente, que garantice la intimidad”.

Verificando la identidad del profesional.

Debe conocerse el nombre del profesional y, en caso de querer recibir información más detallada, se puede solicitar al profesional que muestre en pantalla su titulación, el número de colegiado, etc.

Sesiones de terapia online en la intimidad de tu casa

Psicología online en la intimidad de tu casa

Estableciendo las pautas de contacto.

Al comienzo del tratamiento, el paciente y el profesional han de acordar la frecuencia (al principio suele ser semanal) y duración de las sesiones (lo habitual es entre cuarenta y cinco minutos y una hora), así como el medio/s de contacto con el profesional y su disponibilidad para establecer contacto entre sesiones. Respecto a esto último, lo más frecuente es facilitar una dirección de correo electrónico a fin de poder modificar las sesiones o enviar información complementaria al paciente cuando así lo requiera la terapia, así como forma de contactar con el psicólogo en caso de emergencia.

Conociendo los propios derechos y los detalles relativos a la confidencialidad.

El psicólogo ha de informarle de sus derechos como paciente a través de un documento denominado consentimiento informado, en el cual aparecen detallados aspectos como la retribución económica del profesional, el horario y la periodicidad de los servicios.

“El paciente debe ser informado por el psicólogo de todos los detalles que afectan a la relación terapéutica”.

Cabe destacar que en el caso de que el profesional hubiera acordado con el paciente guardar una copia de la sesión audiovisual de éste, la misma no puede ser facilitada en ningún caso, salvo que el paciente así lo especifique.

Cuidando el dispositivo elegido.

Además de usar una cámara de buena resolución y un sistema de audio adecuado, es recomendable que el ordenador personal tenga un software antivirus actualizado y un firewall instalado, así como un ancho de banda suficientemente rápido y emplear conexión por cable para aumentar la seguridad en la comunicación (usar un wifi o un dispositivo público es poco aconsejable). Evitar abrir enlaces de páginas web no seguras o adjuntos de remitentes desconocidos es otra forma de cuidar la seguridad del dispositivo.

Prestando atención a la privacidad.

Emplear el mismo ordenador, preferiblemente de uso personal, para restringir más fácilmente el acceso a la información. Asimismo, procurar que la contraseña sólo sea conocida por los implicados es altamente recomendable de cara a salvaguardar la información almacenada, así como no dejar desatendido durante más de quince minutos el dispositivo desde el que se realizan las sesiones. Respecto a la terapia psicológica con menores de edad, es preferible que éstos no compartan su correo electrónico con los titulares de su patria potestad o de su tutela.

Sólo de esta manera la psicología online supone una terapia beneficiosa para el paciente, quien finalmente es el que ha de sopesar las ventajas e inconvenientes que conlleva esta nueva modalidad, actualmente en auge debido a la pandemia y que requiere cierta adaptación tanto por parte del terapeuta como del paciente.

La psicoterapia online como una alternativa válida

La psicoterapia online como una alternativa válida

“En la actualidad, Nuestro Psicólogo en Madrid ofrece a sus pacientes la posibilidad de elegir entre psicoterapia presencial o consultas online”.


Referencias bibliográficas.

  • American Psychological Association (2013). Guidelines for the practice of telepsychology. American Psychologist, 68 (9), 79-800.
  • De la Torre, M. y Pardo, R. (2018). Guía para la intervención telepsicológica. Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.
  • Guía para la práctica de la telepsicología. (2017). Consejo General de la Psicología España.
  • Gutiérrez, T. Deontología profesional y protección de datos. Instituto Superior de Estudios Psicológicos de Madrid (ISEP). 19 de marzo de 2019.
  • Internet supported psychological interventions. (2012). Australian Psychological Society.

Autora.

Mª Victoria Orbe Valls - Psicóloga Clínica

Mª Victoria Orbe Valls es psicóloga general sanitaria. Está graduada en Psicología por el CES Cardenal Cisneros (Universidad Complutense de Madrid), cuenta también con los másteres de Psicología General Sanitaria (Universidad Antonio de Nebrija) y Sexología Clínica y Terapia de Parejas (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), así como con formación en Mindfulness y grafopsicología. En la actualidad compagina su actividad como psicóloga con la divulgación científica. Es colaboradora en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.


 

Otros artículos de la misma autora.


 

Galería de Imágenes.


 

Artículos relacionados.