687 46 69 46 [email protected]

Trastorno por estrés postraumático

El trastorno por estrés postraumático aparece tras la exposición a factores traumáticos intensos de diversa naturaleza

¿Qué es el Trastorno por estrés postraumático (TEPT)?

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) se caracteriza por una serie de síntomas específicos que aparecen tras la exposición a un suceso muy estresante y traumático, que conlleva un daño físico o una amenaza catastrófica para el sujeto.

El Trastorno por estrés postraumático (TEPT) se engloba en los trastornos de ansiedad junto a otros cuadros como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), los ataques de pánico (con o sin agorafobia), el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), las fobias simples, la fobia social, los trastornos de ansiedad por consumo de sustancias y el trastorno por estrés agudo.

El TEPT aparece cierto tiempo después de que el sujeto haya vivido un suceso traumático como el dolor de las vivencias de guerra, torturas, acoso sexual o amenazas de muerte inminentes, terremotos o catástrofes naturales. El individuo puede empezar a presentar un conjunto de síntomas, como recuerdos desagradables y recurrentes. Se trata de flashbacks o sensación de que el evento traumático está sucediendo de nuevo en la actualidad. Estos flashbacks pueden acompañarse de pesadillas o de insomnio, así como de sentimientos de soledad, culpa o tristeza. Pueden aparecer explosiones de ira.

Aunque los síntomas en el TEPT pueden aparecer en ocasiones inmediatamente después del suceso traumático, lo normal es que aparezca tras un tiempo variable que puede oscilar desde semanas a meses e incluso años. El TEPT puede aparecer en cualquier edad incluso en niños. Es especialmente frecuente en los veteranos de guerra.

Trastorno de estres postraumático: Fusilamientos

Causas del síndrome por estrés postraumático (SEPT).-

Como ya hemos señalado la aparición del SEPT en un individuo viene condicionado por una reacción emocional muy severa ante un traumatismo psicológico extremo. Este traumatismo debe revestir la suficiente importancia para provocar el colapso de los mecanismos de defensa del sujeto. El golpe psicológico es tan terrible que bloquea la capacidad de reacción del sujeto, que no puede absorber ni procesar la tremenda energía. El individuo se queda sin vías de escape ante la magnitud del acontecimiento y toda la tensión emocional se queda acumulada y provoca la aparición de los síntomas patológicos.

La naturaleza del suceso traumático puede ser muy variada:

Desastres naturales: Inundaciones, terremotos, incendios, tsunamis, etc.

Catástrofes provocadas por el hombre: Guerras, torturas, atentados terroristas, asesinatos, secuestros, abuso sexual y maltrato psicológico.

Accidentes y enfermedades: Accidentes de medios de locomoción (avión, tren, barco, automóvil), explosiones, incendios, muertes repentinas o violentas de algún familiar, etc.

Cabe reseñar que los niños que han sufrido abusos sexuales, aunque no hayan sufrido violencia física, son candidatos a desarrollar el TEPT.

El hecho de haber vivido una situación traumática, como las anteriormente descritas, no implica necesariamente que el individuo vaya a padecer TEPT, pues la aparición de la sintomatología viene condicionada por otros factores, que hoy en día, aún no son bien conocidos, como la carga genética, el ambiente familiar o la situación emocional previa.

Trastorno de estrés postraumático tras grandes desastres naturales

Síntomas y diagnóstico del trastorno de estrés postraumático.-

Los criterios diagnósticos que se usan para el diagnóstico del TEPT en adultos y niños mayores de seis años vienen recogidos en la quinta edición del DSM y son los siguientes:

1. Exposición a la muerte, lesión grave o violencia sexual, ya sea real o amenaza, en alguna de estas formas:

  • Sucesos traumáticos vividos directamente.
  • Sucesos ocurridos a otras personas y presenciados de forma directa.
  • Conocimiento de sucesos traumáticos violentos o accidentales ocurridos a un familiar próximo o a un amigo íntimo.
  • Sucesos traumáticos con detalles repulsivos vividos reiteradamente o con una gran intensida (por ejemplo, socorristas que recogen restos humanos; policías repetidamente expuestos a detalles del maltrato infantil).

2. Presencia de alguno de los siguientes síntomas asociados al episodio traumático y que comienzan después de sucedido este:

  • Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos de los sucesos traumáticos.
  • Sueños angustiosos recurrentes relacionados con los sucesos traumáticos.
  • Reacciones de disociación (por ejemplo, escenas retrospectivas) en las que el individuoo actúa como si viviera de nuevo los sucesos traumáticos.
  • Malestar psicológico intenso o prolongado ante factores parecidos a los sucesos traumáticos.
  • Reacciones fisiológicas intensas  ante factores parecidos a los sucesos traumáticos.

3. Evitación constante de estímulos asociados a los sucesos traumáticos:

  • Esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos asociados a los sucesos traumáticos.
  • Esfuerzos para evitar recordatorios externos (personas, lugares, conversaciones, situaciones) que despiertan recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos asociados a los sucesos traumáticos.

4. Al menos dos de las siguientes alteraciones negativas cognitivas y del estado de ánimo asociadas a los sucesos traumáticos:

  • Incapacidad de recordar un aspecto importante de los sucesos traumáticos.
  • Creencias negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo o los demás («Me encuentro muy mal», «No confío en nadie», «El mundo es muy peligroso»).
  • Distorsión persistente de la causa de los sucesos traumáticos que hace que el individuo se acuse a sí mismo o a los demás.
  • Estado emocional negativo persistente: Miedo, terror, enfado, culpa o vergüenza.
  • Disminución importante del interés y participación en actividades significativas.
  • Sentimiento de desapego de los demás.
  • Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas como felicidad, satisfacción o sentimientos amorosos.

5.Al menos dos de las siguientes características relacionadas con una alteración importante de la reactividad asociada a los sucesos traumáticos:

  • Comportamiento irritable y arrebatos de furia.
  • Comportamiento imprudente o autodestructivo.
  • Vigilancia excesiva.
  • Respuestas de sobresalto exageradas.
  • Falta de concentración.
  • Alteraciones del sueño.

6. La duración de las alteraciones es superior a un mes.

7. La alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro de la vida social, laboral o familiar.

8. La alteración no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia (como medicamentos, alcohol o drogas) o a otra patología médica.

 

Trastorno de estrés postraumático en atentados terroristas

Tratamiento del trastorno de estrés postraumático.-

El tratamiento del TEPT busca aliviar los síntomas, evitar la cronificación de los mismo y rehabilitar social y laboralmente al sujeto.

Como en otros trastornos de ansiedad el abordaje del TEPT presenta una doble vertiente:

a) Farmacológica: Dependiendo de la sintomatología se pueden usar antidepresivos y/o ansiolíticos.

b) Psicoterapia: Los tratamientos de psicoterapia más utilizados en el tratamiento del TEPT son:

  • Tratamiento de exposición.
  • Entrenamiento en la inoculación del estrés.
  • Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR).
  • Terapia cognitivo-conductual centrada en el trauma.
  • Psicoterapias dinámicas para hacer aflorar los recuerdos inconscientes reprimidos. Estas técnicas permiten al enfermo recordar y objetivar verbalmente el acontecimiento traumático liberándolo así del excesivo afecto, consiguiendo una mejora en la sintomatología.
  • Técnicas para el manejo de la ansiedad como la TFE (Terapia focalizada en las emociones)

 

 

Trastorno de estrés postraumático en accidentes

Bibliografía:

Trastorno de estrés postraumático – Wikipedia

Trastorno de estrés postraumático – MedlinePlus

Tratamientos psicológicos del TEPT – Psicothema