687 46 69 46 [email protected]

En “Nuestro Psicólogo en Madrid” tratamos la depresión con excelentes resultados.

Los trastornos depresivos son unos de los problemas que con mayor frecuencia tratamos en nuestra consulta. Frente a la depresión nuestra terapia da unos excelentes resultados.

¿Depresión o tristeza?

En nuestra sociedad existe una notable confusión sobre el uso que le damos a la palabra depresión. A nivel de médicos, psicólogos y psiquiatras, el concepto de depresión está bastante claro y se refiere a un trastorno del estado de ánimo frecuente y que conlleva un gran sufrimiento para el paciente.

No ocurre lo mismo a nivel de la calle, donde el ciudadano utiliza indiscriminadamente la palabra depresión, muchas veces como sinónimo de pena o tristeza. En los últimos 30 años el término depresión se ha ido popularizando e incluso banalizando. No es raro oir decir: “Estoy un poco depre” o “hoy tengo la depre”. Probablemente esto sea debido a que no está de moda “estar triste”. En nuestra civilización estar triste se ve como señal de abatimiento y debilidad y por eso con frecuencia recurrimos a eufemismos en lugar de llamar a determinados sentimientos, habituales en el ser humano, por su nombre.

Concepto de depresión.-

La depresión es la más frecuente de las enfermedades psiquiátricas. Dos de cada diez personas padecerán en algún momento de su vida un cuadro depresivo. Es mucho más frecuente en la mujeres, pues de cada diez pacientes depresivos, siete son mujeres.

La depresión origina un número muy elevado de bajas laborales y de inacapacid, y su incidencia como grave problema social aumenta cada día. La OMS estima que en 2020 la depresión será la segunda enfermedad más incapacitante.

Si bien coloquialmente la depresión es sinónimo de tristeza, en la literatura médica el término depresión es propuesto por los psiquiatras de finales del sigle XIX para reemplazar al término “melancolía” (bilis negra) que todavía sobrevivía desde que fue descrita por Hipócrates.

Pero ¿qué es realmente la depresión?  La depresión es una alteración psicobiológica producida por un fallo de las estructuras y los neurotransmisores cerebrales, que se encargan de regular las emociones, la memoria, la actividad motora y cognitiva y el estado anímico.

Depresión - Síntomas y Tratamiento

Dos de cada diez personas padecerán depresión en algún momento de sus vidas

Clases de trastornos del estado de ánimo.-

Clasicamente se establecen tres tipos de trastornos del ánimo:

– Depresión mayor: Los síntomas depresivos son bastante intensos y aparecen en forma de brotes de duración variable (meses).

– Trastorno bipolar donde se alternan periodos de depresión con periodos maniacos.

– Distimia: Los síntomas depresivos son más leves pero más duraderos (al menos dos años).

Aún podríamos hablar de un cuarto tipo que es el trastorno adapatativo, donde los síntomas son leves, han sido causados por un problema concreto y puntual. Generalmente ceden en poco tiempo.

Aquí nos centraremos en los trastornos de tipo depresivo y dejaremos al margen los trastornos bipolares por tratarse de una entidad psiquátrica con diferente sintomatología y abordaje terapeútico.

Diagnóstico de depresión mayor.-

Para llegar al diagnóstico de depresión mayor se necesita que se cumplan durante más de dos semanas cinco de los siguientes síntomas:

1. Animo depresivo durante casi todo el día (se siente triste o vacío, o bien está llorando frecuentemente).

2. Pérdida de interés por todo lo que le ilusionaba anteriormente, durante gran parte del día.

Uno de estos dos criterios debe estar presente forzosamente para llegar al diagnóstico de depresión mayor.

3. Bruscos cambios del peso y/o del apetito

4. Insomnio o sueño excesivo durante todo el día

5. Inquietud o inhibición psicomotora.

6. Fatiga durante todo el día

7. Sentimientos injustificados de inutilidad, de culpa y a veces de ruina o enfermedad.

8. Pérdida de concentración, gran indecisión durante casi todo el día.

Tristeza, depresión y distimia

En la distimia los síntomas depresivos son más leves pero más duraderos.

Diagnóstico del trastorno distímico o Distimia.-

A. Estado de ánimo depresivo, durante casi todo el tiempo, mantenido durante al menos dos años.

B. Presencia de al menos de dos de estos síntomas:

1. Pérdida o aumento de apetito

2. Insomnio o sueño excesivo

3. Falta de energía

4. Baja autoestima

5. Falta de concentración

6. Sentimientos de desesperanza

C. Durante dos años, el paciente no ha estado nunca más de dos meses sin síntomas del tipo A y B.

D. Los síntomas originan un deterioro familiar, laboral o social importante.

Riesgo de suicidio.-

Ante un paciente depresivo siempre hay que estar alerta ante la posibilidad de un intento de suicidio. Los pacientes depresivos suelen tener una serie de pensamientos monótonos y recurrentes en torno a la culpabilidad, la ruina, la enfermedad o la baja autoestima. Los pensamientos suicidas son frecuentes en los depresivos y son una señal de atención urgente.

Estas ideas suicidas pueden variar en intensidad y pueden ir desde el fantaseo sobre lo que pasaría si el paciente muriese hasta el acto suicida consumado. En general el posible suicida nos da siempre pistas sobre sus intenciones, pues no es tanto acabar con su vida lo que busca, sino más bien salir de una situación que le resulta insufrible, y en ese contexto el suicidio le parece la mejor salida.

Son indicadores que nos tienen que poner en alerta:

1. Verbalizar fantasías, ideas o planes suicidas.

2. Dejar notas escritas por el paciente donde cuenta que piensa quitarse la vida.

3. Cuando hay una evidencia clara de que el paciente tiene una depresión grave

4. Un intento fallido de suicidio reciente.

Ante estos síntomas de alarma exterma es aconsejable derivar directamente al paciente de forma urgente a los servicios psiquiátricos y en muchos casos llegar al internamiento hospitalario. Ser negligente en estas situaciones puede ocasionar una muerte que se podría haber evitado.

Tratamiento de la depresión.-

El tratamiento precoz de la depresión es fundamental y debe ser abordado en su doble vertiente farmacológica y psicológica. Dependiendo del trastorno depresivo del paciente puede tener más peso la psicoterapia o el tratamiento farmacológico.

Dada la importancia y peculiaridades del tratamiento de la depresión creo oportuno tratarlo en otro capítulo aparte:

 

¿Por qué es necesario tratar la depresión?