Saltar al contenido

Historia del TOC. Personajes famosos con Trastorno Obsesivo compulsivo.

Historia del TOC - Personajes famosos con trastorno obsesivo compulsivo

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es un serio problema de salud mental que afecta a millones de personas en todo el mundo, caracterizado por la presencia de obsesiones y compulsiones. En este artículo haremos un breve recorrido por la historia del TOC.

Los pensamientos obsesivos o intrusivos son ideas o pensamientos que entran como un intruso en la mente del sujeto, en contra de la voluntad del mismo. Estas ideas son irracionales, aparecen de forma recurrente y provocan un persistente sentimiento de ansiedad en el paciente.

Las compulsiones son comportamientos repetitivos, rituales metódicos o actos mentales que una persona se siente impulsada a realizar para prevenir o reducir la ansiedad provocada por sus obsesiones.

En este artículo no hablaremos del TOC que ya fue ampliamente tratado en otro momento. El tema de estas líneas será analizar la historia de este trastorno y de algunos personajes famosos que podrían haberlo padecido.

A lo largo de la historia, muchas figuras públicas han luchado contra el TOC, tratando de minimizar el impacto de este trastorno en sus respectivas carreras. Desde magnates y actores hasta científicos y deportistas, estas personalidades han mostrado que, a pesar de las dificultades, es posible alcanzar logros significativos y llevar una vida plena.

Historia del TOC: El pensamiento mágico.

El TOC, tal y como hoy lo conocemos, es un trastorno de ansiedad que nace en el siglo XX. Por este motivo, al buscar analogías en personajes o escritos de tiempos pasados con los síntomas propios de esta enfermedad, hay que ser muy cuidadoso.

Algunos comportamientos que hoy podríamos considerar compulsivos, se entrelazaban con las costumbres y creencias espirituales de la época y eran vividas con naturalidad sin implicar ningún tipo de sufrimiento para el sujeto.

En la base de los rituales compulsivos se encuentra el pensamiento mágico, que es la creencia de que, mediante la realización de determinados actos ceremoniales, se puede conjurar un daño o neutralizar una amenaza. Este mismo pensamiento mágico alimenta ancestrales rituales practicados en todas las culturas y civilizaciones buscando una finalidad, sin ninguna base racional.

Definición del pensamiento mágico.

El pensamiento mágico se refiere a la creencia de que los propios pensamientos, palabras o acciones pueden influir directamente en el mundo externo desafiando las leyes naturales conocidas.

Esta forma de pensamiento establece conexiones causales totalmente irracionales, que no pueden explicarse ni por la lógica ni por la ciencia.

A menudo se manifiesta en la creencia de que ciertos rituales, símbolos o conductas tienen el poder de provocar eventos específicos, prevenir desgracias o controlar situaciones que son, de hecho, independientes de tales acciones.

En muchas culturas, el pensamiento mágico forma parte de prácticas religiosas, supersticiones y rituales culturales. Pongamos, como ejemplo, la danza de la lluvia de los indios americanos o los sacrificios de animales o personas en algunas culturas para aplacar la furia de los dioses.

En la mayoría de los adultos el pensamiento mágico es moderado y enlaza con las supersticiones. Sin embargo, en ciertos trastornos psicológicos como el TOC, puede manifestarse de manera más intensa y problemática, llevando a la persona a realizar actos compulsivos que creen necesarios para evitar el mal o garantizar algún bien.

Historia del TOC - Supersticiones y pensamiento mágico: el gato negro
(1) – Supersticiones y pensamiento mágico en la historia del TOC

Historia del TOC: Rituales ceremoniales de la Antigüedad.

A la hora de revisar la historia en busca de comportamientos semejantes al TOC, debemos separar claramente los pensamientos obsesivos de los comportamientos compulsivos o rituales.

Respecto a las obsesiones encontramos las primeras referencias en los textos médicos de la antigua Grecia. Los rituales, aunque no presentan el carácter de la compulsión, están completamente normalizados hasta bien entrada la Edad Media, y por lo tanto no se describen casos individualizados.

Por ejemplo, en la cultura azteca, donde se realizaban sacrificios humanos para satisfacer a sus dioses, un comportamiento compulsivo debería ser muy exagerado para llamar la atención.

Con la salvedad, ya comentada, de que no es posible interpretar actividades de otros siglos, con los conocimientos psicopatológicos, sociales y culturales de la actualidad, repasaremos algunas costumbres que, por su implicación con el pensamiento mágico, podrían guardar una cierta similitud con los rituales del TOC en lo relativo a su finalidad, aunque no suelen presentar el carácter compulsivo propio de esta enfermedad.

Antiguo Egipto

En el antiguo Egipto, la religión y las prácticas rituales ocupaban un lugar central en la vida cotidiana. Aunque no hay registros específicos de comportamientos que hoy clasificaríamos como TOC, los extensos rituales de purificación y las prácticas religiosas podrían interpretarse como compulsivas.

Los sacerdotes, por ejemplo, se sometían a múltiples lavados y purificaciones diarias antes de realizar rituales o entrar en lugares sagrados, lo cual era esencial para mantener la pureza ritual.

A modo anecdótico, podemos referir una de estas actividades rituales, que debía ser realizada de forma metódica por el Guardián del Ano del Faraón, que se encargaba, soplando a través de una cánula de oro, de la limpieza exhaustiva del ano y el recto del faraón.

Mesopotamia (Sumerios y Babilonios)

En las tablillas cuneiformes de Sumeria y Babilonia, se encuentran descripciones de rituales religiosos muy detallados y prescriptivos que debían seguirse escrupulosamente para apaciguar a los dioses y evitar desastres.

Aunque estas prácticas eran normales y culturalmente impuestas, la rigidez y la necesidad de precisión en la ejecución de estos rituales podrían compararse, en un sentido muy amplio y no clínico, con comportamientos compulsivos.

Antigua China

La medicina tradicional china y los textos filosóficos a menudo tratan sobre el equilibrio de las energías y la importancia de ciertos rituales para mantener la salud y la armonía. El concepto de equilibrio entre yin y yang, y la práctica de ceremonias para mantener o restaurar este equilibrio, muestra una forma de pensar que podría verse como un tipo de rituales, aunque está lejos de ser un paralelo directo con el TOC.

Antigua India

En la India antigua, los textos védicos y las prácticas ascéticas (como las llevadas a cabo por los Brahmanes y otros grupos religiosos) incluían rituales precisos y a menudo repetitivos.

El Rig Veda y otros textos discuten rituales detallados que deben realizarse con gran precisión y repetidos diariamente. Aunque estos actos tenían un propósito religioso y cultural evidente, la repetición y la necesidad de precisión podrían ser vistas de forma análoga a comportamientos compulsivos.

Historia del TOC: Rituales ceremoniales en la India
(2) – Complejo ritual ceremonial hindú de carácter religioso

Historia del TOC en las antiguas civilizaciones de Grecia y Roma

Al revisar la historia del TOC, en los textos médicos de la Grecia antigua encontramos las primeras descripciones de síntomas, que se asemejan a lo que hoy en día conocemos sobre este trastorno.

Textos Griegos Antiguos

Hipócrates (460-370 a.C.) y sus seguidores a menudo describieron trastornos que implicaban ciertos comportamientos repetitivos y pensamientos persistentes bajo el marco de la teoría humoral.

Las descripciones de la melancolía, por ejemplo, a veces incluyen aspectos que podrían parecer compulsiones u obsesiones, tales como miedos irrazonables o comportamientos repetitivos.

Textos Romanos

Aulo Cornelio Celso, en su obra «De Medicina» escrita en el primer siglo d.C., compiló una vasta cantidad de conocimiento médico, incluyendo descripciones de lo que podría interpretarse como comportamientos obsesivos o compulsivos.

Celso discutía la importancia del equilibrio de los cuatro humores y para él, estos comportamientos eran el resultado de desequilibrios humorales.

Contribuciones de Galeno

Galeno de Pérgamo (129-200 d.C.), un médico y filósofo griego que ejerció en Roma, escribió extensamente sobre la psicología y describió varias enfermedades mentales en términos de desequilibrios de los humores.

Galeno proporcionó descripciones detalladas de la melancolía que incluían una amplia gama de síntomas físicos y mentales, con cierta semejanza a las compulsiones u obsesiones en un sentido moderno.

Historia del TOC en la Edad Media.

En la Edad Media, los comportamientos que hoy podríamos considerar como compulsivos u obsesivos estaban muy influidos por el contexto religioso y supersticioso de la época. Existen algunas descripciones en textos médicos y religiosos que sugieren la existencia de estos comportamientos, aunque no se consideraban como trastornos mentales en el sentido moderno.

Margery Kempe

Un ejemplo notable de la Edad Media es Margery Kempe, una mística inglesa del siglo XV cuyo libro, «The Book of Margery Kempe», se considera una de las primeras autobiografías en inglés.

Margery describió experiencias que incluyen visiones religiosas intensas y lo que podría interpretarse como episodios de ideación obsesiva.

Aunque estas manifestaciones pueden estar más relacionadas con su profunda piedad y posiblemente con estados psicológicos extremos inducidos por su espiritualidad, algunos estudiosos han sugerido que estos comportamientos también podrían interpretarse como compulsivos.

Textos médicos de la Edad Media

Los tratados médicos medievales basados en la teoría humoral de Hipócrates  y Galeno continuaron influyendo en las explicaciones de enfermedades mentales durante la Edad Media. La melancolía, en particular, se describía a menudo en términos que podrían incluir comportamientos obsesivos-compulsivos.

Los médicos medievales, como Constantinus Africanus y Hildegard von Bingen, escribieron sobre las causas y tratamientos de estos trastornos, que incluían desde dietas específicas hasta remedios de herbolario y oraciones, combinando los remedios medicinales con rituales espirituales.

Influencia de la religión y las supersticiones.

En la Edad Media, muchos comportamientos que podrían ser interpretados hoy como trastornos psicológicos a menudo se atribuían a influencias de brujería o posesión demoníaca.

Las compulsiones y obsesiones, si eran muy intensas o inusuales, podían interpretarse como la obra del diablo, y esto podía llevar al sujeto a sufrir exorcismos o a morir en la hoguera, en el peor de los casos.

Edad Media: Brujería, Fanatismo y Religión
(3) – La Edad Media presidida por el fanatismo y la religión

Evolución histórica del TOC hasta el siglo XX

A partir del siglo XVIII, podemos encontrar en la literatura médica descripciones que se corresponden bastante al concepto actual del TOC.

Samuel Johnson (1709–1784)

Samuel Johnson, el erudito y lexicógrafo inglés, es uno de los casos más documentados de comportamientos que modernamente podríamos asociar con el TOC.

James Boswell, en su famosa biografía «La vida de Samuel Johnson», detalla varios de sus comportamientos repetitivos y compulsivos. Johnson tenía rituales específicos con las puertas, al entrar y salir de las habitaciones, realizando acciones repetitivas.

También sufría de pensamientos intrusivos y era muy metódico en ciertos aspectos de su vida diaria, lo que Boswell documentó con gran detalle.

Literatura Médica del Siglo XIX

Durante el siglo XIX, la medicina comenzó a desarrollar una comprensión más moderna de los trastornos mentales, incluyendo las primeras descripciones de lo que ahora podríamos clasificar como TOC.

La psiquiatría como disciplina médica comenzó a establecerse, y médicos como Jean-Étienne Dominique Esquirol y otros psiquiatras franceses empezaron a describir casos de lo que llamaban «monomanía», que a veces incluía comportamientos obsesivos o compulsivos.

En 1875, el psiquiatra francés Jean-Martin Charcot fue pionero en la descripción de casos que en la actualidad identificamos como Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC). No obstante, fue Emil Kraepelin, un psiquiatra alemán, quien en 1893 introdujo el término «obsesiones» para describir pensamientos repetitivos y perturbadores que generaban considerable malestar en los pacientes.

Sigmund Freud y el desarrollo del concepto de Neurosis Obsesiva

Sigmund Freud, el famoso psicoanalista austriaco, exploró extensamente lo que él llamó la «neurosis obsesiva» en varios de sus trabajos. Su enfoque en las neurosis marcó un avance significativo en el entendimiento de los trastornos mentales relacionados con ansiedad y pensamientos obsesivos.

«Las psiconeurosis de defensa» (1894) – Aquí Freud describe cómo ciertos síntomas neuróticos, incluidos los obsesivos-compulsivos, son intentos del yo de defenderse contra ideas y afectos inaceptables. Aunque no es un texto exclusivo sobre TOC, ofrece una visión temprana sobre cómo los pensamientos intrusivos y las compulsiones podrían ser entendidos desde una perspectiva psicológica.

«Estudios sobre la histeria» (1895) – Aunque este libro, coescrito con Josef Breuer, se centra principalmente en la histeria, también toca el tema de los síntomas obsesivos como parte de las neurosis.

«Análisis de la fobia de un niño de cinco años» (1909) – Conocido como el caso de «El pequeño Hans», este estudio de caso detalla la fobia y la ansiedad desde una perspectiva psicoanalítica, tocando temas de pensamientos obsesivos.

“A propósito de un caso de neurosis obsesiva” (1909) – En este caso más conocido como «El hombre de las ratas» Freud realiza un magistral estudio de los mecanismos de defensa que intervienen en la formación de las neurosis obsesivas.

Sigmund Freud describe las neurosis obsesivas
(4) – Freud describe la neurosis obsesiva en «El hombre de las ratas»

El TOC en el siglo XX

Durante la década de 1960, el psiquiatra británico Michael Gelder fue el primero en utilizar el término «compulsiones» para definir los actos repetitivos que los pacientes ejecutaban como respuesta a sus obsesiones.

Esta distinción ayudó a clarificar la diferencia entre obsesiones y compulsiones, y estableció las bases para identificar el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) como una entidad diagnóstica independiente.

En 1980, el TOC obtuvo reconocimiento oficial como trastorno mental en la tercera edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-III), publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Desde esa fecha, el DSM ha pasado por varias actualizaciones, y el TOC ha sido categorizado como un trastorno de ansiedad.

Científicos famosos con TOC.

Immanuel Kant (1724-1804).

El influyente filósofo alemán del siglo XVIII, es conocido por su vida extremadamente rutinaria y su rigurosa adhesión a un horario diario, lo cual ha llevado a algunas personas a considerar su comportamiento como potencialmente obsesivo.

Algunos aspectos de la rutina de Kant que podrían ser considerados como obsesivos:

– Puntualidad Extrema: Kant era tan puntual que los vecinos de Königsberg, donde vivía, supuestamente podían ajustar sus relojes por sus paseos diarios, que ocurrían a la misma hora cada día sin falta.

– Estructura diaria sumamente rigurosa: Su día estaba meticulosamente organizado desde el momento en que se levantaba hasta la hora de acostarse. Su rutina incluía tiempos específicos para escribir, dar clases, comer y socializar.

– Rechazo a los cambios en su rutina diaria: Kant era conocido por su rechazo a viajar o alterar su horario diario, prefiriendo mantener una uniformidad que le proporcionaba un marco de trabajo mental claro para su filosofía.

Desde una perspectiva moderna, este tipo de comportamiento podría ser considerado como obsesivo debido a su rigidez y la ansiedad potencial asociada con desviarse de la rutina.

Sin embargo, también es crucial contextualizar estos comportamientos dentro de su época y entorno cultural. Para Kant, su estructura diaria rigurosa podría haber sido simplemente una manera de maximizar su eficiencia como pensador y académico.

Además, no hay informes de que Kant haya experimentado un sufrimiento significativo o una disfunción a causa de su rigurosidad, lo que generalmente es un componente clave para el diagnóstico del TOC, según los criterios modernos.

Charles Darwin (1809–1882)

El famoso naturalista y biólogo que desarrolló la teoría de la evolución por selección natural, también es conocido por su meticulosidad y por ciertos comportamientos que algunos biógrafos e historiadores han sugerido podrían ser indicativos de TOC.

Rituales diarios y estructura rigurosa: Darwin tenía una rutina diaria muy estricta, que seguía de manera rigurosa. Esto incluía paseos alrededor de un sendero en su casa a horas fijas del día, momentos específicos para el trabajo y el descanso, y una disciplina diaria que raramente variaba.

Perfeccionismo en su Trabajo: Darwin pasó más de 20 años perfeccionando su teoría antes de publicarla, lo que refleja un grado de perfeccionismo que algunos podrían ver como obsesivo. Se preocupaba constantemente por la precisión de sus observaciones y experimentos, lo cual era fundamental para su trabajo, pero también causaba un gran estrés personal.

Charles Darwin padeció un trastorno obsesivo compulsivo
(5) – Charles Darwin sufrió síntomas compatibles con TOC

Miedo y Ansiedad: Darwin sufría de una salud frágil y numerosas enfermedades a lo largo de su vida, muchas de las cuales se atribuyen hoy en día a su ansiedad crónica. Se ha documentado que tenía un miedo intenso a que la crítica de su trabajo afectara su reputación y la aceptación de sus ideas.

Aunque los comportamientos de Darwin se alinean en parte con las exigencias de su profesión y pueden ser vistos simplemente como parte de su carácter metódico, algunos historiadores y biógrafos han sugerido que también podrían interpretarse como manifestaciones de un posible TOC.

Nikola Tesla (1856-1943)

Nikola Tesla es famoso por ser un inventor, ingeniero eléctrico y físico que realizó numerosas contribuciones al desarrollo de la tecnología de la electricidad. Es conocido por su desarrollo del sistema de corriente alterna (AC). Tesla también inventó la bobina de Tesla, contribuyó a los fundamentos de la radio y exploró la transmisión inalámbrica de energía.

Su comportamiento exhibía características que podrían ser descritas como compulsivas, incluyendo una obsesión con el número tres y hábitos extremadamente meticulosos respecto a la limpieza y la organización.

Antes de cada comida, se veía obligado a calcular el volumen exacto de sus alimentos y apilar un número determinado de servilletas.

Tesla también mostraba aversiones específicas, como su repugnancia por las perlas y cabellos que no fueran sus propios. Cuando caminaba, invariablemente contaba el número de pasos y frecuentemente tenía que hacer el mismo recorrido en tres ocasiones.

Famosos del cine y el espectáculo con TOC.

Howard Hughes (1905-1976)

El magnate, aviador y productor de cine estadounidense es uno de los ejemplos más conocidos de alguien que probablemente padeció TOC. Hughes mostraba comportamientos extremadamente compulsivos.

Era tremendamente perfeccionista y desarrolló un miedo patológico a los gérmenes y la repetición de ciertas rutinas. Su madre padecía misofobia o miedo patológico a contaminarse con microbios. Por este motivo, sobreprotegía a su hijo y ella misma se encargaba de bañarlo diariamente utilizando desinfectante y lo aislaba en habitaciones cerradas de cualquier contaminación.

Con el tiempo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) de Howard Hughes se agravó. El miedo extremo a la contaminación llevó a Hughes a adoptar medidas drásticas, como evitar estrechar manos, tocar a otras personas o ser tocado, debido a su temor al contagio.

Según su esposa, Jean Peters, el miedo a la contaminación llegó al extremo de solo comunicarse con ella por teléfono. Su TOC influyó negativamente en sus relaciones amorosas, incluyendo las que tuvo con Katherine Hepburn y Ava Gardner.

En sus últimos años de vida, Hughes vivió encerrado y aislado en habitaciones de hoteles, que convertía en cuartos estériles. Evitaba casi todo contacto humano y pasaba el día bajo los efectos de la morfina, de la que tenía una fuerte adicción.

Howard Hughes sufrió una fuerte obsesión con los gérmenes
(6) – Howard Hughes estaba obsesionado con la contaminación

Billy Bob Thornton (1955-presente)

El cantante, actor y director de cine norteamericano Billy Bob Thornton ha sido bastante claro en sus manifestaciones sobre el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC).

Thornton ha compartido que una de sus compulsiones más significativas se relaciona con una obsesión con ciertos números. Esta manifestación del TOC implica una preocupación por números específicos que considera «buenos» o «malos». A menudo, estas preocupaciones numéricas pueden influir en su comportamiento diario a la hora de tomar decisiones.

Además de las preocupaciones numéricas, Thornton ha mencionado tener otros rituales y compulsiones que son típicos del TOC. Por ejemplo, ha comentado de la necesidad de repetir ciertos actos un número específico de veces antes de sentirse seguro o cómodo antes de hacer una actividad. Estos comportamientos pueden abarcar desde acciones simples, como verificar que las puertas estén cerradas, hasta rituales más complejos relacionados con su rutina diaria y su trabajo.

Leonardo DiCaprio (1974-presente)

El actor ha hablado sobre sus propias experiencias con el TOC. En algunas entrevistas, DiCaprio ha mencionado que tuvo que aprender a manejar sus compulsiones para no dejar que interfirieran en su vida diaria y trabajo.

Uno de los ejemplos que ha citado incluye la necesidad de pisar chicles que ve en las aceras o repetir ciertas rutinas. También ha hablado sobre su tendencia a caminar siguiendo una ruta específica, que a veces tenía que volver a recorrer, si sentía que durante el recorrido había hecho algo «incorrecto».

Según ha comentado a la prensa el propio actor, cuando interpretó a Howard Hughes en la película «El Aviador», estas obsesiones se acentuaron y le obligaban a perder una gran cantidad de tiempo.

Jessica Alba (1981-presente)

Jessica Alba, reconocida actriz y empresaria, habló a la revista CosmoGirl, sobre sus experiencias con el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), especialmente en cómo este se manifestó de manera más intensa después del nacimiento de su primer hijo.

Ella sentía una necesidad abrumadora de asegurarse de que todo en su entorno estuviera perfectamente ordenado y controlado, probablemente como una forma de manejar el estrés que puede acompañar a la maternidad.

Este comportamiento incluía organizar y reorganizar objetos, y asegurarse de que su hogar estuviera extremadamente limpio y libre de cualquier cosa que pudiera representar una amenaza para la salud o seguridad de su bebé.

Estos comportamientos, que podrían parecer simplemente medidas prudentes de una madre preocupada, eran, en su caso, manifestaciones de TOC debido a la intensidad y la ansiedad asociada con estos rituales de limpieza y organización.

Jessica ha mencionado que trabajar con profesionales de la salud mental y aprender a manejar su ansiedad fueron pasos cruciales para normalizar su vida.

Deportistas famosos con TOC

David Beckham (1975-presente)

David Beckham, el célebre exfutbolista inglés, ha hablado abiertamente sobre su lucha con el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), que se manifiesta, en su caso, por la búsqueda obsesiva del orden y simetría.

David Beckham: Obsesión por el orden
(7) – David Beckham estaba obsesionado con el orden

Beckham ha descrito cómo siente la necesidad compulsiva de que todo en su casa esté en orden y simetría perfecta. Este aspecto de su TOC se extiende a detalles minuciosos, como la disposición de los artículos en su casa. Ha mencionado específicamente cómo las latas de bebidas en su frigorífico deben estar perfectamente alineadas y agrupadas en pares.

Esta necesidad de orden también se aplica a su ropa y otros artículos. Todo debe estar organizado meticulosamente, y cualquier desviación de este orden puede causarle gran ansiedad y malestar.


Referencias Bibliográficas.


Galería de Imágenes

  • Imagen de Portada de Ketut Subiyanto en Pexels
  • (1) – Imagen de Alejandro Merlo en Pixabay
  • (2) – Imagen de Hummile en Pixabay.
  • (3) – Imagen de 51581 en Pixabay.
  • (4) – Imagen de Sigmund Freud. Autor: Max Halberstadt en Wikimedia Commons.
  • (5) – Imagen de Charles Darwin. Autor: George Richmond en Wikimedia Commons.
  • (6) – Imagen de Howard Hughes. Autor: Anónimo en Wikimedia Commons.
  • (7) – Imagen de David Beckham. Autor: Daisy en Flickr.

e06c7f48b02a2d6bd80825aef19e94da?s=150&d=mp&r=g

Gerardo Castaño Recio está licenciado en Medicina y Cirugía, especializado en Medicina de Familia y Comunitaria.
Estudió Psicoanálisis en el Centro Peña Retama de Madrid. Aficionado a la informática se ha dedicado a la programación sobre inteligencia artificial.
Ha sido campeón de España de programas de ajedrez y 4º clasificado en el campeonato del mundo en París. Autor del programa Salud 2000 para la gestión integral de consultas de Atención Primaria.
En la actualidad, desempeña tareas de asesoramiento médico y escribe artículos en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.

Aficionado a la historia y la literatura.