Saltar al contenido

Calígula: Emperador de Roma, Tirano y Dios

    Calígula, el emperador tirano que se creyó Dios

    Calígula, es el nombre de un emperador romano que, pese a gobernar solo durante cuatro años, ha pasado a la historia como sinónimo del despotismo, la crueldad y la extravagancia. Casi todo el mundo conoce las historias que se le atribuyen, como que quiso nombrar cónsul a su caballo Incitatus o la relación incestuosa que mantenía con su hermana Drusila. Probablemente, gran parte de esta deshonrosa fama sea una exageración debida al tratamiento que algunos historiadores, el cine, la literatura y las series de televisión han dado a su figura.

    Pero, ¿quién fue realmente este emperador romano que ha llamado tan poderosamente la atención de historiadores, psicólogos y psiquiatras? Su reinado, aunque breve, dejó una huella indeleble en la historia, marcado por actos de crueldad, decisiones extravagantes y un comportamiento que ha sido objeto de numerosos debates y análisis psicológicos.

    En este artículo, analizaremos la compleja personalidad de Calígula, explorando no solo sus acciones como emperador, sino también los aspectos psicológicos más acentuados de su personalidad.

    Calígula: Leyenda Negra o Emperador monstruoso.

    El principal problema que surge a la hora de estudiar a Calígula es la ausencia de fuentes históricas fiables. Casi todo lo que se conoce de su vida, proviene de escritores que publicaron sus obras muchos años después de la muerte de Calígula.

    “Existen muy pocas fuentes históricas fidelignas para estudiar a este personaje”

    Cayo Suetonio Tranquilo en su libro “Vidas de los 12 Césares” describe a Calígula como a un auténtico monstruo, un ser sádico perverso y depravado. Lucio Casio Dion en su obra “Historia Romana” tampoco deja a Calígula muy bien parado. Parece bastante evidente, que ambos historiadores trataron a Calígula con bastante hostilidad, algo bastante común en la época, donde se elogiaba al gobernante y se vilipendiaba a los antecesores.

    Quizás, hubiéramos podido tener una imagen más objetiva de Calígula a través de los escritos del historiador Tácito, pero buena parte de su obra (“Los Anales de Tácito”) se ha perdido. Así pues, la mayor parte de la información que tenemos procede de Suetonio.

    ¿Quién era Calígula?

    Calígula, cuyo nombre real era Cayo Julio César Germánico fue el tercer emperador romano. Heredó el trono de su tío abuelo Tiberio a los 25 años de edad. Su bisabuelo fue el emperador Augusto y su padre fue el popular general romano Germánico. Pertenecía a una de las dinastías más ilustres de Roma: la familia Julio-Claudia.

    “Calígula era bisnieto del emperador Augusto”

    Ya desde muy niño, acompañaba a su padre y a las legiones romanas en sus expediciones por el río Rin. Solía vestir un uniforme de legionario en miniatura y se calzaba con unas “caligas” o “botitas”. Era muy querido por los aguerridos legionarios que le trataban como a su pequeña mascota y le dejaron, en honor a su calzado, el apodo de Calígula, diminutivo de “caliga”, con el que pasaría a la historia.

    Gayo Julio César Germánico, el sucesor de Tiberio
    (1) – Calígula el tercer emperador romano, sucesor de Tiberio

    La muerte de su padre.

    Probablemente, la muerte de su padre, causó en el pequeño Calígula una gran impresión y sembró en su mente una profunda desconfianza. Durante un viaje por la provincia romana de Siria, Germánico, su padre fue envenenado, al parecer y siempre según Suetonio, por orden del emperador Tiberio, que veía en el célebre general un rival poderoso. Calígula tenía solamente 7 años de edad.

    “Germánico, el padre de Calígula, murió envenenado”

    Los siguientes años de la vida de Calígula están marcados por el miedo a Tiberio y tiene que vivir con su bisabuela Livia y más tarde con Antonia, su abuela. Su madre y su hermano fueron desterrados por Tiberio y Calígula fue enviado a Capri, donde el viejo emperador Tiberio vivía en un paraíso de libertinaje y orgías, alejado de Roma. Durante los años que vivió en Capri se ganó la confianza del viejo Tiberio. Al morir su hermano fue declarado coheredero al trono, junto a Gemelo, el nieto del emperador Tiberio.

    Todo parece indicar que, durante estos años, Calígula, vivió aterrorizado, sabiendo su vida pendiente de un hilo, por los cambios de humor de Tiberio. Al parecer, se convirtió en un excelente actor, siempre dispuesto a complacer al viejo emperador.

    Calígula, emperador de Roma.

    En el año 37 d.C. Tiberio murió, al parecer asfixiado con una almohada por Calígula, aunque según otros historiadores fue el prefecto Macro, quién mató a Tiberio. Apoyado por Macro, Calígula regresó a Roma, aclamado como emperador. Al poco tiempo hizo ejecutar al joven Gemelo y al prefecto Macro, temeroso de que pudieran tramar alguna conspiración contra su persona.

    Calígula fue muy bien acogido por el pueblo, como su nuevo Emperador. Era bisnieto de Augusto, el gran emperador, y el hijo de Germánico, el célebre y popular general. Sustituía en el cargo a un anciano decrépito y libidinoso y se supo ganar la simpatía de la plebe, bajando los impuestos y organizando espectáculos de gladiadores y juegos en el circo romano.

    “En sus primeros meses de reinado fue muy querido por el pueblo”

    Se granjeó la simpatía del ejército, dotando de generosas recompensas a las tropas. Perdonó a numerosos exiliados políticos y desterró a muchos delincuentes sexuales. Según las crónicas de la época, nunca el pueblo romano fue tan feliz como en los siete primeros meses del reinado de Calígula.

    Calígula al borde de la muerte.

    En el otoño del año 37 d.C. Calígula cayó gravemente enfermo. Cuenta la leyenda, que esta enfermedad le había sido profetizada por un oráculo al subir al trono. El pueblo romano, que adoraba a su Emperador, quedó sumido en el dolor. Sin embargo, el joven Calígula, tras estar durante semanas al borde la muerte, sumido en la fiebre y el delirio, alejado de las tareas del gobierno, consiguió recuperarse.

    “Calígula estuvo gravemente enfermo, a punto de morir. Esta enfermedad cambió su personalidad”

    Algunos historiadores actuales han conjeturado, que tras recuperarse y ver que Roma seguía intacta, Calígula habría dejado de sentirse imprescindible, y la eterna desconfianza de su juventud se habría abierto paso, cambiando por completo su carácter. Si Roma había conservado la normalidad, si el Senado había seguido gobernando con normalidad, eso significaba que el Emperador era innecesario y desechable.

    Calígula sufrió una grave enfermedad que le cambió la personalidad
    (2) – Calígula estuvo al borde de la muerte por una grave enfermedad

    Lo cierto es que, esta grave enfermedad, marcó un punto de inflexión en la personalidad del Emperador. Nada más recuperarse, obligó a suicidarse o bien ordenó la ejecución de muchas personalidades romanas, que habían ofrecido a los dioses sus vidas a cambio de la salud del Emperador.

    La enfermedad había hecho surgir su cara más oscura, sus temores de juventud, siempre temiendo el envenenamiento o el asesinato. Calígula no encontró mejor mecanismo de defensa que impartir el terror a su alrededor y hacer que todos aquellos, que para él eran sus enemigos, le temieran.

    Calígula contra el Senado: Primeros enfrentamientos.

    En el año 38 d.C. las arcas de Roma estaban vacías, tras meses de derroche y de espectáculos. Calígula empezó a tomar una serie de medidas impopulares, sobre todo entre las clases más privilegiadas, requisando propiedades con acusaciones de traición, subiendo los impuestos y obligando a soldados y centuriones a devolver el dinero recibido. Para empeorar la situación, una terrible hambruna se apoderó de las calles de Roma.

    Un año más tarde sus relaciones con los senadores estaban en horas bajas. Según Suetonio, hizo ajusticiar a varios de ellos acusándolos de traición. No ayudó en nada el que exigiera a los senadores ser tratado como un Dios o que tratara de nombrar cónsul a su caballo Incitatus.

    “Calígula exigía a los senadores ser tratado como un Dios”

    Todo parece indicar que se declaró una guerra abierta entre Calígula y el Senado, y que los senadores empezaron a utilizar una poderosa herramienta contra el Emperador: la propaganda y la calumnia.

    A partir de este punto, la historia difiere, según las fuentes que se consulten. Lo que para algunos autores son una sucesión de locuras y actos descabellados, para otros, no son más que una dura lucha política entre dos bandos, donde la infamia y el desprestigio tienen un gran protagonismo.

    La pretensión de Calígula de ser tratado como un Dios, costumbre nada extraña en los reinos del Este, fue sabiamente aprovechada por los senadores para acusar de loco al Emperador. Cada acto del impetuoso Calígula era manipulado por los senadores para convencer al pueblo y al ejército, que permanecían fieles al Emperador, de la locura e incapacidad de éste para gobernar.

    Calígula y Drusila: relaciones incestuosas con su hermana.

    En el año 38 d.C. Calígula sufrió un duro golpe con la muerte de su hermana Drusila. Según Suetonio, Calígula mantenía relaciones sexuales con sus hermanas, alardeando en los banquetes de dichas prácticas incestuosas. Estas afirmaciones de Suetonio son también compartidas, si bien muchos años más tarde, por Lucio Casio Dión. Afirmaban, entre otras acusaciones, que Calígula obligaba a prostituirse a sus hermanas y que había convertido el palacio en un burdel para recabar fondos.

    “Tanto Suetonio como Dión, acusaron a Calígula de relaciones incestuosas con sus hermanas”

    Sin embargo, otros autores que vivieron más cercanos la época de Calígula, como el filósofo Séneca y el historiador Tácito, no comparten estas afirmaciones de incesto, indicando simplemente, que eran rumores y acusaciones que circulaban sin ninguna prueba fehaciente.

    Sí que parece estar documentado que, Agripina, la hermana de Calígula mantenía relaciones incestuosas con su tío, pero en ningún caso con su hermano.

    Su hermana Drusila y el emperador fueron acusados de relaciones incestuosas
    (3) – Calígula y su hermana Drusila, acusados de incesto

    Incitatus: Un caballo como cónsul.

    Parece claramente comprobado que Calígula quería mucho a su caballo Incitatus y mandó construir para él, un establo de mármol, y que una guardia de soldados imponía silencio por las noches para no despertar al animal. Sin embargo, no está comprobado que nombrara cónsul a su caballo, pues Suetonio, a este respecto, simplemente lo cuenta como “algo que se dice por ahí”.

    “Sus detractores afirmaban que nombró cónsul a su caballo Incitatus”

    No parece, sin embargo, descabellado, pensar que Calígula alardeó de semejante propósito para humillar a los senadores, haciendo referencia a que su caballo desempeñaría el cargo mejor que ellos.

    Otras acusaciones sí parecen coincidir en que Calígula era joven tremendamente irascible, con un carácter sumamente caprichoso, un derrochador sin límites y un obseso sexual, que se acostaba con las esposas ajenas y luego se jactaba de ello, delante de los maridos. Se le acusaba de ser un sádico que disfrutaba con la tortura y que mataba, en ocasiones, a personas por pura diversión.

    Otras excentricidades.

    Calígula ocasionó una rebelión en Judea, al erigir en el templo de Jerusalén una estatua en la que él aparecía como un Dios, y exigía a los judíos que le adorasen.

    En una campaña guerrera, llegó frente a la costa de Gran Bretaña, pero por motivos desconocidos, no llegó a cruzar con sus legiones el canal de La Mancha. Según Suetonio, declaró la guerra al Dios Neptuno, ordenó a sus legionarios que azotaran las olas y, para no volver a Roma sin recompensa, les ordenó recoger conchas marinas como trofeos. Esta versión de Suetonio es puesta en duda por muchos historiadores contemporáneos.

    “Otra excentricidad muy divulgada, es que declaró la guerra al Dios Neptuno”

    Otra excentricidad, que se atribuye a Calígula, es que mandó construir un gran puente sobre una bahía con dos enormes barcos unidos. Luego, atravesó, a galope de su caballo, dicho puente portando la coraza de Alejandro Magno que había expropiado de su tumba.

    Muerte de Calígula.

    A los 29 años de edad, y tan solo tras cuatro años como Emperador, Calígula fue asesinado por su guardia pretoriana, al mando de la cual se encontraba Casio Querea. Calígula recibió más de 30 puñaladas y junto a él murió su esposa Cesonia y su hija Drusila, a la que golpearon repetidamente la cabeza contra un muro.

    Al parecer, la finalidad del asesinato era restablecer la República, cosa que no se consiguió, pues Claudio, el tío de Calígula, consiguió huir y posteriormente fue nombrado nuevo Emperador.

    Posibles patologías de Calígula.

    En primer lugar, cabe reseñar la traumática infancia y juventud de Calígula, que pudieron marcar su personalidad. A los tres años de edad, sufrió una crisis epiléptica con pérdida de conocimiento. A los 7 años su padre fue asesinado. Su familia sufrió una dura persecución por parte de Tiberio, que acabó con la muerte de su madre y de dos de sus hermanos, así como el exilio de sus hermanas.

    “La grave enfermedad que sufrió a los 25 años cambió su personalidad, cayó en el alcoholismo, le provocó delirios paranoicos, ansiedad e insomnio”.

    Son muchas las patologías que se han barajado como posibles enfermedades sufridas por Calígula.

    Calígula probablemente sufría epilepsia desde su infancia
    (4) – La epilepsia es una de las posibles enfermedades de Calígula

    Encefalitis.

    La encefalitis es una enfermedad cerebral muy grave con una alta tasa de mortalidad y secuelas neurológicas severas, por lo que es poco probable que Calígula padeciera esta enfermedad.

    Saturnismo o intoxicación por plomo.

    Era una costumbre muy popular entre las élites romanas, el consumo de un jarabe llamado “sapa” que se preparaba en calderos de plomo, y se añadía al vino, mejorando su sabor. Al hervir el vino en el recipiente de plomo se liberaban restos de este metal que podían producir una intoxicación, cuyos síntomas pueden ser: vómitos, pérdida de apetito, ansiedad, alteración del pensamiento, cansancio, debilidad muscular, irritabilidad e insomnio.

    “El saturnismo pudo influir en su cambio de personalidad”

    Estudios antropológicos han confirmado en los huesos de esqueletos romanos de la época, la presencia de altos niveles de plomo.

    Epilepsia.

    La mayoría de los historiadores respaldan la teoría de la epilepsia como la enfermedad que padecía Calígula. Varios miembros de la familia Julia padecieron epilepsia. Suetonio describe un primer episodio a los 3 años de edad, que parece corresponderse con una crisis de epilepsia atónica. Calígula, en ocasiones, presentaba estados febriles que pueden corresponderse con el inicio de la epilepsia temporal.

    Con respecto a la grave enfermedad, que casi le costó la vida en el año 37 d.C. todo parece apuntar a un status epiléptico, que le dejó graves alteraciones emocionales y de conducta. Este episodio epiléptico cambió su personalidad, se volvió irritable, con bruscos cambios de humor, una impulsividad descontrolada, sadismo y una conducta hipersexualizada. Desde la enfermedad, tuvo serias dificultades para dormir más de 2-3 horas seguidas. El insomnio severo le volvía irascible y violento.

    Presentó, alteraciones del pensamiento, con delirios megalomaníacos, donde se creía un Dios, y delirios paranoides de persecución.

    “Todos estos síntomas encajan con la psicosis epiléptica”.

    Esta enfermedad aparece casi en un 10% de los pacientes con epilepsia temporal.

    Probablemente, su epilepsia temporal, que padecía desde la infancia, se vio agravada por el status epiléptico, que conllevó una psicosis epiléptica con grandes cambios en su personalidad. Todo esto, a su vez, pudo verse agravado por la intoxicación por plomo (saturnismo) debida al excesivo consumo de vino con “sapa”.

    Otras patologías.

    Si bien la epilepsia parece la principal patología de Calígula, otros autores han apuntado otras posibles alteraciones como responsables de su conducta. Desde el hipertiroidismo hasta la neurosífilis, pasando por un trastorno psicopático de la personalidad, un trastorno bipolar o una esquizofrenia.

    Conclusión.

    Durante muchos años, se ha considerado a Calígula como el prototipo de un déspota y sanguinario tirano. En la actualidad, numerosos estudios psicológicos y psiquiátricos, han podido verificar que algunas de las excentricidades que se le achacan son fruto de las exageraciones de historiadores hostiles que vivieron muchos años más tarde.

    Calígula gobernó y fue querido por su pueblo durante unos meses, hasta que una enfermedad estuvo a punto de acabar con su vida y le cambió la personalidad, forjando un reinado de terror y sangre en torno a su figura, que se ha ido acrecentando con los años, gracias a la literatura, el cine y las series de televisión.

    La figura de Calígula ha sido llevada al cine en varias ocasiones
    (5) – Calígula como protagonista del cine y la literatura

    La figura de Calígula en el cine y la literatura.

    Son innumerables las referencias a su figura, tanto en la literatura como en el cine y la televisión. Albert Camus escribió la obra “Calígula” donde trata la relación con su hermana Drusila. Esta obra fue posteriormente convertida en un musical en dos ocasiones. En el cine, Calígula aparece en “La túnica Sagrada” en 1953.

    El escritor Robert Graves, escribió en 1934 “Yo, Claudio” donde basándose en los escritos de Suetonio, narra la historia de la dinastía Julio-Claudia, como si fuera una autobiografía del emperador Claudio, sucesor de Calígula. Del libro se hizo en 1976, una serie televisiva, con el mismo nombre, y un gran éxito de público.

    “Quizás, la película que más ha popularizado la imagen de este emperador, fue “Calígula” protagonizada por el actor Malcolm McDowell, en 1979″.

    La película “Calígula” contaba con un gran reparto de actores: Peter O’Toole como Tiberio, Helen Mirrern como Cesonia, la mujer de Calígula, y Teresa Ann Savoy en el papel de Drusila. Se hizo una versión comercial, dirigida por Tinto Brass, con un contenido fuertemente erótico que se proyectó en salas comerciales. Una segunda versión, rodada a espaldas de los protagonistas, fue realizada por el fundador de Penthouse, Bob Guccione, con escenas y actores pornográficos. Esta versión ampliada fue prohibida en muchos países.


    Referencias Bibliográficas.


    Autor.

    Gerardo Castaño Recio

    Gerardo Castaño Recio está licenciado en Medicina y Cirugía, especializado en Medicina de Familia. Estudió Psicoanálisis en el Centro Peña Retama de Madrid. Aficionado a la informática se ha dedicado a la programación sobre inteligencia artificial. Ha sido campeón de España de programas de ajedrez . Aficionado a la historia y la literatura. Es colaborador en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.


    Otros artículos del autor


    Galería de Imágenes.

    • Imagen de Portada de Nuestro Psicólogo en Madrid creada por IA (StableDiffusion SDXL)
    • (1) – Imagen de Nuestro Psicólogo en Madrid creada por IA (StableDiffusion SDXL)
    • (2) – Imagen de Nuestro Psicólogo en Madrid creada por IA (StableDiffusion SDXL)
    • (3) – Imagen de Penthouse Films International, Felix Cinematografica en Commons Wikimedia.
    • (4) – Imagen de Nuestro Psicólogo en Madrid creada por IA (StableDiffusion SDXL)
    • (5) – Imagen de Nuestro Psicólogo en Madrid creada por IA (StableDiffusion SDXL)

     

    ** Las imágenes generadas por IA se pueden reproducir libremente, siempre que expresen su procedencia.


    Artículos relacionados.


     

    Visited 78 times, 1 visit(s) today