687 46 69 46 [email protected]

El personaje histórico de Juana de Arco es una de las figuras más atrayentes de la Edad Media Europea. Juana de Arco reúne una serie de requisitos que la convierten en un personaje dotado de un singular atractivo.

Una figura histórica muy atrayente.

Entre los rasgos que han hecho de Juana de Arco una atrayente figura podemos señalar: Su origen como humilde campesina. Fue guiada por misteriosas voces de origen divino a luchar contra los ingleses. Consiguió importantes victorias y logró coronar rey a Carlos, el Delfín y primogénito de Carlos VI.

Finalmente cayó en desgracia y fue quemada viva en la hoguera por la Inquisición. Como colofón fue santificada y hoy es la patrona de Francia: Santa Juana de Arco, la doncella de Orleans. A todo esto, habría que sumar la idealización de su personaje a través del cine y de la literatura.

El objetivo de este artículo no es estudiar en profundidad la biografía de Juana de Arco. Ya hay muchos libros que han abordado esta cuestión. Nos atrae más la personalidad de Juana, su fuerte determinación y su inquebrantable fe.

Cabe destacar que ese fuerte carácter tiene sus más profundas raíces en el origen de “sus voces”, ya controvertidas hasta en su propia época.

Analizaremos brevemente la biografía de Juana, pero trataremos de abordar con rigor y profundidad esas “voces” y a veces también “visiones” que la llevaron a tomar un camino que acabaría en los altares, tras pasar por la hoguera.

La guerra de los cien años.

El contexto histórico en el que aparece la figura de la doncella de Orleans viene marcado por una cruel guerra que se perpetuaba desde hacía mucho tiempo entre ingleses y franceses: la guerra de los cien años.

Este conflicto, que regó el norte de Francia con la sangre de millones de muertos a lo largo de 116 años de guerra se inició en 1337. Este año, Felipe VI rey de Francia, trató de apoderarse del territorio francés de la Gascuña, en manos de los ingleses. El rey inglés Eduardo III responde a este desafío, cercando París y proponiéndose como candidato a ocupar el trono francés.

Comienza así, un periodo devastador y uno de los más crueles conflictos bélicos de la Edad Media.

Cuando Juana, apenas tenía 3 años, los ingleses logran una importante victoria en Angicourt (1415). Los franceses estaban profundamente divididos entre los borgoñones, que apoyaban como sucesor a la corona al duque de Borgoña y los armagnac, partidarios de Luis de Orleans. Este último fue asesinado y los dos bandos se enfrentaron en una guerra fratricida, buscando siempre la complicidad y ayuda de los ingleses.

El joven Carlos VII, hijo de Carlos VI se convirtió en el líder de los armagnac. En 1423 muere Carlos VI, y es nombrado rey de Francia, Enrique VI (ya rey de Inglaterra). Carlos VII El Delfín sigue reclamando sus derechos al trono francés.

Así pues, la infancia de Juana aparece marcada por el dominio de los ingleses en el Norte de Francia, con el apoyo de sus aliados borgoñones. Por otro lado, los armagnac, enfrentados a los ingleses, tienen a Carlos el Delfín como el heredero al trono francés.

Carlos VII rey de Francia

Carlos El delfín, coronado rey de Francia como Carlos VII en Reims

El origen de Juana de Arco.

No podemos conocer con exactitud el año de nacimiento de Juana, pues como muchas jóvenes campesinas de la época no sabía leer ni escribir ni conocía la fecha de su nacimiento. Cuando fue procesada, se le preguntó respecto a su edad y dijo:

“Alrededor de unos diecinueve años, creo”.

Aceptamos que nació en 1912, en la localidad de Domrémy, una pequeña población hoy perteneciente al departamento de los Vosgos, en la Lorena francesa.

Era hija de un agricultor, Jacques D’arc y de Isabelle Vouthon. Juana fue la más pequeña de cuatro hermanos. En su pueblo, era conocida como “Jeannette” y solamente años más tarde se le añadiría el apellido D’Arc (De Arco). Durante su vida ella siempre se hizo llamar Juana la Doncella (Jeannette La Pucelle).

Las primeras voces.

Según ella misma relató, durante el proceso inquisitorial, tenía trece años de edad cuando oyó las voces por primera vez. Estaba jugando en el jardín de su casa y oyó una voz que provenía de cerca de la Iglesia. La voz surgía de una zona muy iluminada y le produjo una gran inquietud. Siempre tuvo la creencia de que esta voz le era enviada por Dios.

En otra posterior escucha, creyó que la voz procedía del Arcángel San Miguel. Las voces se siguieron repitiendo aproximadamente dos o tres veces por semana. Inicialmente las voces le decían que tenía que ser piadosa e ir a misa. Posteriormente le dijeron que debía liderar el ejército francés y liberar la ciudad de Orleans sitiada por los ingleses y a punto de sucumbir.

Durante su proceso, Juana identificó las voces como provenientes de dos santas muy veneradas en aquella época: Santa Catalina de Alejandría y Santa Margarita de Antioquía.

Tras muchos titubeos, Juana confesó en el juicio, que fue la voz del arcángel San Miguel, la que le impuso la misión de liberar Francia del dominio inglés. Reconoció haber visto con sus propios ojos al arcángel, rodeado de otros ángeles del cielo.

Vídeo sobre Juana de Arco y el Misterio de sus voces.

La misión inaplazable de Juana.

Tras la escucha reiterada de sus voces, Juana comprende que tiene una misión ineludible. Debe hablar con Carlos El Delfín, pedirle un ejército y liberar la ciudad de Orleans del asedio inglés. Tiene que dirigirse a Chinon, donde Carlos El Delfín está refugiado, pero debe atravesar territorio enemigo (ingleses y borgoñones).

En 1428, recurre a un tío suyo que la lleva hasta Vaucouleurs. Allí habla con el jefe de los armagnac, Robert Baudricourt. Le pide que la acompañe hasta Chinon para poder hablar con Carlos. Juana cuenta a Baudricourt su misión y éste la toma por loca y ordena que la den una paliza y la devuelvan junto a su madre.

Juana no se desalienta, y en enero de 1429 realiza un segundo intento con Baudricourt. En febrero de ese año, Juana profetiza la derrota de los ingleses en la batalla de los arenques. El oficial inglés se siente impresionado por la tozudez de la joven, cede y la escolta hasta la presencia de Carlos El Delfín.

Viaja vestida con ropas de muchacho y acompañada de unos pocos soldados. Entre ellos se encuentra el joven Jean de Metz, que acompañaría a Juana en todas sus batallas. El viaje atravesando suelo borgoñón hace a Juana famosa y todo el pueblo la relaciona con una antigua leyenda: Una joven doncella de Lorena liberará Orleans y coronará como rey al Delfín.

El arcángel San Gabriel revela a Juana de Arco su misión

Juana de Arco y el Arcángel San Gabriel encomendándola su misión.

El milagro de la espada.

Durante el viaje hacia Chinon, acompañada de Jean Mets sucede un singular episodio. Aunque no hay fuentes históricas fidelignas sobre el mismo, está considerado como un milagro. A principios del mes de marzo, al atravesar la ciudad de Santa Catalina de Fierbais, en territorio borgoñón, Juana insistió en ir a misa.

Fueron a la Iglesia y allí fue reconocida por el pueblo. Le dieron una armadura y una espada, pero Juana rechazó el arma e insistió en que le dieran una espada enterrada tras el altar mayor. Para sorpresa de todos, encontraron allí una espada que había pertenecido a Carlos Martel, héroe francés que en el año 732 derroto a los árabes en la batalla de Poitiers, impidiendo su expansión por Europa.

Juana portaría la espada del legendario héroe en todas sus batallas. Desde esta localidad, Juana comunica al Delfín su inminente llegada a la corte de Chinon. El Delfín, indeciso, se ve presionado por el pueblo, que ve en Juana la liberación de la opresión inglesa y acepta recibirla.

Juana de Arco y el milagro de la espada

Óleo de Juana de Arco – Autor:  John Everett Millais

La corte del Delfín en Chinon.

Carlos El Delfín, tenía serias dudas sobre las intenciones de Juana. Tenía miedo de ser asesinado y que Juana fuera enviada por alguna facción rival para tal propósito. Aconsejado por su madre, la astuta Isabel de Baviera, urdió una estratagema para recibir a Juana. Hizo vestir de rey a uno de sus pajes y el se camufló entre los muchos cortesanos de la sala.

Entró Juana y se dirigió hacia el impostor vestido de rey. Ante el estupor de la corte, Juana le dijo que no era El Delfín, y a continuación guiada por sus voces, recorrió la amplia sala, hasta dar con el asombrado Carlos, que se ocultaba entre los presentes.

Nuevamente, durante su proceso inquisitorial, encontramos referencias directas de Juana sobre este episodio:

“Cuando entré dentro de la habitación del rey lo reconocí de entre los otros por consejo y revelación de mi voz, y le dije que quería hacer la guerra a los ingleses”.

Carlos se reúne con Juana en privado en sus aposentos y ésta le comunica su misión divina. Le pide un ejército para liberar Orleans y le promete que será el próximo rey de Francia:

“Con mis respetos, te digo que tú eres el verdadero heredero de Francia e hijo del rey, y Él me envía para guiarte hacia Reims al final, donde puede que recibas tu coronación y consagración. Si tú quieres”.

Todo hace pensar, que Carlos la hubiera tomado por loca. Sin embargo, durante la entrevista, Juana comunica a Carlos un secreto que sólo éste conocía. Los historiadores creen que pudo hacer referencia a un supuesto origen ilegítimo del futuro monarca.

La Pucelle.

Carlos decide poner su suerte en manos de “La Pucelle” (la Doncella), pero antes la somete en Poitiers a un reconocimiento minucioso, donde intervienen sabios, doctores y obispos. La finalidad es asegurar su virginidad y conocer el misterioso origen de las voces. La conclusión del comité es positiva:

“Es una heroína, la santa doncella guerrera, fervorosa y fuerte, enviada para la salvación del reino“.

Tras el examen en Poitiers, Juana marcha al frente de un ejército de 4000 hombres, acompañada por el Duque de Alençon. En el verano de 1429, varias ciudades (Troyes y Meung) son recuperadas por los franceses sin apenas lucha.

Juana no sabe de estrategias militares, pero con firme decisión envía sus tropas contra el enemigo y empieza a cosechar victorias. Juana prohíbe el pillaje entre sus tropas, organiza misas, visita y anima a los heridos.

La liberación de Orleans.

La ciudad de Orleans está a punto de sucumbir ante el asedio inglés. La ciudad no tiene, apenas, víveres. Está rodeada por impresionantes fortalezas en poder de los ingleses, que han desplegado allí sus mejores tropas.

En el asalto al fuerte de Saint-Loup, viendo como los franceses son rechazados, Juana se dirige a caballo contra el enemigo. En una acción casi suicida, rompe la vanguardia de las líneas de defensa inglesa. Los franceses, ante tal acto de coraje, vuelven a la carga y consiguen una nueva victoria.

Juana de Arco entrando en Orleans - Jean Jacques Scherrer

Juana de Arco entrando victoriosa en Orleans

En tres días, las fortalezas inglesas son tomadas, una a una y Orleans es liberada del asedio. El 18 de junio de 1429, culmina su campaña en los márgenes del Loira con una sonora victoria. Ese día los ingleses son derrotados en Patay, por el ejército francés.

En la batalla es capturado el general inglés Talbot. Fue la única batalla dirigida por Juana de Arco en campo abierto. La victoria es un punto de inflexión en la Guerra de los 100 años, que empezó a inclinarse hacia el lado francés.

Coronación de Carlos VII.

Tras la liberación de Orleans, Juana acompaña al Delfín a Reims. El viaje transcurre a través de suelo borgoñón, pero la fama de La Pucelle, hace que los enemigos huyan sin plantar batalla. Finalmente, el 17 de julio llegan a Reims, y en su catedral El Delfín es coronado solemnemente como Carlos VII, rey de Francia.

Juana había cumplido con creces la misión encargada por sus misteriosas voces. No obstante, ella insiste al rey para que la deje ir a tomar París. Aunque Carlos VII firma una tregua con el Duque de Borgoña, en la práctica las escaramuzas no cesan y poco a poco van tomando los pueblos que rodean la capital.

El 7 de septiembre de 1429 se inicia el asalto a París, pero los franceses son rechazados y Juana es herida en el muslo por una flecha enemiga. Tres días más tarde Carlos ordena la retirada en contra de la opinión de Juana de seguir con la contienda.

Tras este episodio la influencia de Juana en las órdenes sobre el ejército es mínima pues Carlos toma el control absoluto sobre sus tropas. Carlos abandona la lucha armada e inicia una serie de pactos con los borgoñones. Juana, La Pucelle, pasa a un segundo plano.

La captura de Juana en Compiegnes.

La tregua con los borgoñones dura hasta la primavera de 1430 y Juana al frente de un escaso y maltrecho ejército se dirige a Compiegnes, para contribuir a la defensa de la ciudad, asediada por el Duque de Borgoña.

El 23 de mayo, Juana sale de Compiegnes al frente del ejército francés, pero son rechazados por las tropas anglo-borgoñonas. Juana insiste en volver a atacar, pero sus soldados huyen.

El capitán de la guarnición de Compiegnes, Guillaume de Flavy, ante el temor de que la ciudad sea tomada por el enemigo, ordena bajar el puente levadizo. Juana queda aislada en el exterior sin posibilidad de retornar a la ciudad y es capturada por el duque de Luxemburgo y encerrada en el castillo de Beaurevoir.

Aunque hay mucha controversia sobre este episodio, muchos autores consideran que Guillaume de Flavy, traicionó a Juana, propiciando su captura por los borgoñones.

Catedral de Reims - Coronación de Carlos VII

Catedral de Reims, donde fue coronado rey de Francia Carlos El Delfín

Juicio y muerte en la hoguera.

Los borgoñones, entregaron a Juana al Obispo de Beauvais, Pierre Cauchon, fiel partidario de los ingleses. Este obispo dirigió contra Juana la acusación de herejía que se realizó en la ciudad de Rouan. El proceso se inició el 21 de febrero de 1431 y duró tres meses. En él, se acusó a Juana de vestir como un hombre, oír voces de origen demoniaca y achacarlas a un origen divino.

Juana se retracta de sus declaraciones y se confiesa culpable. Se le conmuta la pena de muerte por cárcel a perpetuidad. Es devuelta a los ingleses, pero ella se siente engañada y días más tarde vuelve a afirmar que “sus voces” proceden de Dios.

Es condenada a morir en la hoguera y el día 30 de mayo de 1431 es conducida a la pira, donde es quemada viva. Los ingleses se aseguran de que su cuerpo ha quedado reducido a cenizas y esparcen los restos por el río Sena para evitar un culto posterior a la heroína.

La inocencia de Juana fue declarada en 1456, por el papa español Calixto III, que ordenó revisar el juicio y condenó por herejes a los jueces que la habían condenado. El papa Pio X la beatificó en 1909. Años más tarde, en 1920, fue declarada Santa por Benedicto XV y proclamada patrona de Francia.

La personalidad de Juana de Arco.

Todos tenemos en la retina la imagen idealizada de Juana de Arco, que nos ha dejado el cine. Actrices como Ingrid Bergman (1948) o Milla Jovovich (1999) han dado vida a la doncella de Orleans y nos han dejado una bella imagen. Sin embargo, todo hace pensar que Juana era una joven campesina, fuerte y robusta, de escasa formación y rasgos andróginos. Era una pastora de ovejas, capaz de montar a caballo, portar armaduras y luchar con pesado armamento.

La tocó vivir en un mundo de hombres, donde ser mujer era ser menos que nada. Juana no aceptó ese papel y alcanzó un papel importante en un universo masculino. Fue aclamada por el pueblo y dirigió con éxito al ejército.

¿Farsante, loca o santa?

No son pocos los autores que preconizan que usó sus voces para alcanzar una relevancia que nunca hubiera tenido como mujer. Para éstos, Juana sería una farsante. Su fe no se pone en duda, pero sí sus métodos.

Para los católicos y creyentes en general, no hay ninguna duda sobre el origen divino de sus voces y aceptan su santidad y su papel como brazo ejecutor de Dios contra los ingleses.

Algunos autores, sostienen que su castidad, sus atuendos masculinos y su comportamiento viril encubren una homosexualidad encubierta. Sus propios contemporáneos nunca vieron en ella un objeto de deseo. Su propio escudero dice:

“Mi cuerpo nunca sintió ningún deseo carnal hacia ella, lo cual me parece casi un milagro”.

Estos argumentos parecen demasiado endebles como para sostener tal acusación de homosexualidad. En realidad, los datos que nos han llegado de la personalidad de Juana están deformados por la tradición oral de contar los relatos pasando de boca en boca a través de generaciones. Nos falta información fideligna y de primera mano para poder completar estas suposiciones.

Estatua de Juana de Arco

Estatua de Juana de Arco, la Doncella de Orleans.

El misterio de las voces.

El origen de las voces misteriosa que impulsaron a Juana es un absoluto misterio. La ciencia trata de profundizar, más allá de la santificación y busca algún dato que justifique estas voces.

Esquizofrenia.

Para algunos autores, no hay la menor duda del origen esquizofrénico de sus voces. Sus alucinaciones, sobre todo auditivas y ocasionalmente visuales son el principal apoyo de esta teoría. Juana veía y escuchaba al arcángel San Miguel y a Santa Catalina y Santa Margarita, que eran personajes, que ella conocía por ser objeto de culto en su época.

En contra de esta teoría podemos argumentar, que en Juana no aparece la desestructuración progresiva de la personalidad, que se da en la esquizofrenia. Puede coincidir la edad de aparición de los primeros síntomas esquizofrénicos (adolescencia) con la edad de Juana cuando empezó a oír sus voces.

Uno de los síntomas nucleares de la esquizofrenia son las alucinaciones auditivas. En realidad, se trata de pseudo-alucinaciones, pues el enfermo esquizofrénico oye las voces en el interior de su cabeza y no provenientes del exterior. En el caso de Juana las voces provenían del exterior, como refiere la primera vez que las oyó: “Venían del jardín al lado de la Iglesia“.

Se trataría de alucinaciones auditivas y no de pseudo-alucinaciones, que es lo típico de la esquizofrenia. No hay ningún otro síntoma que haga pensar en un diagnóstico de psicosis en la vida de Juana.

Histeria.

Autores, como Anatole France, dedicaron un gran empeño en apuntar que el origen de las voces se debía a un fenómeno histérico, debido a la conjunción del fanatismo religioso y la influencia de sacerdotes en su infancia. Todo ello adornado por la leyenda local sobre la doncella de Lorena y el árbol de las hadas que acabaría creyéndose la propia Juana.

Además de la neurosis histérica se han postulado teorías sobre una psicosis maniaca, que no han tenido demasiado éxito.

Epilepsia parcial idiopática.

Hace pocos años, una nueva teoría se abrió paso en el panorama científico actual. Dos científicos, el neurólogo Guiseppe d’ Orsi de la universidad de Foggia y el profesor de ciencias biomédicas, Paolo Tinuper, de la Universidad de Bolonia, publicaron un trabajo, donde afirmaban que las voces de Juana podían ser causadas por una epilepsia parcial idiopática con afectación de las áreas cerebrales de la audición.

En su trabajo, “The voices of Joan of Arc and epilepsy with auditory features” publicado en la revista “Epilepsia y Comportamiento” en 2016, estos autores sostienen que Juana podría haber padecido este tipo de epilepsia, basándose en las alucinaciones auditivas que pueden aparecer durante las crisis comiciales y la creencia de que Juana presentaba convulsiones durante el sueño.

La frecuencia de las voces de Juana (hasta dos o tres veces por semana) no concuerda demasiado con esta teoría.

Los autores buscan con mucho interés, un pelo de la doncella de Orleans, que acostumbraba a “sellar sus cartas con cera dejando la huella de su dedo y un pelo”, para probar su identidad. El análisis de ADN de ese buscado cabello, podría certificar si Juana tenía alguno de los genes que se suelen asociar a la epilepsia parcial idiopática.

Miniatura representando a Juana de Arco

Miniatura representando a Juana de Arco

Otras teorías.

A lo largo de los años han sido numerosas las teorías que con mayor o menor éxito han tratado de explicar las voces. Desde las teorías paranormales que implican un origen sobrenatural, hasta las explicaciones médicas como la hemicránea o la migraña con aura.

Algunos tipos de jaquecas van precedidos por un aura sensitivo debido a una vasoconstricción cerebral. En este periodo de aura pueden aparecer percepciones alteradas, visiones, destellos, centelleos, voces, hormigueos o parestesias.

Conclusión.

Probablemente, pase mucho tiempo, hasta que lleguemos a conocer el origen de las voces de Juana de Arco. Lo que no cabe la menor duda es que, independientemente de su origen, las voces de Juana marcaron el carácter de una heroína que llevó al ejército francés a conseguir una impensable serie de victorias, que cambiarían el destino de todo un pueblo.

Referencias bibliográficas.

– “The voices of Joan of Arc …” – Epilepsia y Comportamiento

– Juana de Arco – Wikipedia 

– Juana de Arco, la espada de Dios – J. M. Ramos (2012) 

– The Life of Joan of Arc – France, Anatole 

– Centro Internacional Juana de Arco – Biography and research 

– Santa Juana de Arco – EWTN 

 

Valoraciones
Fecha de revisión
Item Revisado
Juana de Arco, la Doncella de Orleans
Author Rating
51star1star1star1star1star
The following two tabs change content below.
Gerardo Castaño Recio está licenciado en Medicina y Cirugía, especializado en Medicina de Familia. Estudió Psicoanálisis en el Centro Peña Retama de Madrid. Aficionado a la informática se ha dedicado a la programación sobre inteligencia artificial. Ha sido 4 veces campeón de España de programas de ajedrez y 4º clasificado en el campeonato del mundo en París. Aficionado a la historia y la literatura.

Latest posts by Gerardo Castaño Recio (see all)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies