Saltar al contenido

Vincent Van Gogh: Genio y arte en un hombre atormentado

    Vincent Van Gogh - Un genio atormentado

    Vincent Van Gogh, es un nombre que brilla con luz propia en la historia del arte, no solo por su genialidad pictórica, por cuadros como “Los Girasoles”,  sino también por su turbulenta salud mental, con tristes episodios como el de la amputación de su oreja. En este artículo repasaremos su biografía y abordaremos, desde una perspectiva moderna, las posibles patologías que aquejaron al pintor, basándonos en los estudios más recientes.

    Contenido

    Infancia y juventud de Vincent Van Gogh

    Analizaremos la infancia de Van Gogh, que desde su inicio estuvo marcada por una cierta complejidad.

    Orígenes y contexto familiar de Van Gogh.

    Vincent Van Gogh, nacido el 30 de marzo de 1853 en Zundert, un pequeño pueblo en los Países Bajos, en el seno de una familia de clase media. Su padre, Theodorus, era ministro de la Iglesia Reformada, y su madre, Anna Carbentus, venía de una familia de fabricantes de libros.

    Esta mezcla de rigor religioso y aprecio por la cultura pudo haber sido decisiva en su temprano interés por el arte y la literatura, sembrando las semillas de su futura carrera como uno de los pintores más emblemáticos del postimpresionismo.

    Un nacimiento cargado con la sombra del pasado.

    Curiosamente, Vincent no fue el primer hijo de la familia Van Gogh con ese nombre.

    “Un año antes de su nacimiento, su madre dio a luz a un niño muerto, también llamado Vincent”.

    Este hecho anecdótico es a menudo considerado simbólico en relación con la melancolía y el sentimiento de desplazamiento que Vincent experimentaría más tarde en su vida, presagiando su compleja trayectoria personal y artística.

    Infancia y Educación de Vincent Van Gogh

    La infancia de Van Gogh transcurrió en un ambiente rural y religioso, donde desde joven mostró una inclinación hacia la introspección y la soledad. Aunque no hay registros de trastornos de comportamiento durante su infancia, algunos biógrafos sugieren que su naturaleza reservada y pensativa era un preludio de sus futuras luchas emocionales. Estas características tempranas se reflejarían más adelante en sus obras más introspectivas.

    La familia Van Gogh: Un entorno de contrastes.

    En su hogar, Vincent estaba rodeado por sus hermanos, algunos de los cuales también mostraron inclinaciones artísticas y creativas. Sin embargo, a pesar de este ambiente propicio para el desarrollo artístico, también había un subyacente tono de rigidez y expectativas elevadas, lo que podría haber contribuido a su sensación de inadecuación y alimentado su posterior tormento emocional y creativo.

    Uno de los múltiples Auto Retratos de Van Gogh
    (1) – Autorretrato (detalle), Vincent van Gogh (1887-1888)

    Aunque su tío, Cornelis Marinus, era marchante de arte, lo que probablemente le dio acceso a obras de arte desde una edad muy temprana, no comenzó su carrera artística hasta más tarde en su vida, después de haber experimentado con varias profesiones, incluyendo el trabajo en una galería de arte.

    Las primeras señales de melancolía en el joven Van Gogh.

    En la adolescencia, Vincent comenzó a experimentar episodios de melancolía y aislamiento, como comentó su padre en un documento.

    “Prefería pasar mucho tiempo solo, lo cual era atípico para un joven de su edad”.

    Este comportamiento introvertido y sus dificultades para relacionarse con otros pueden verse como signos tempranos de su compleja personalidad, que pudieron influir en su futura salud mental.

    Estos rasgos mencionados, junto una, cada vez más intensa inclinación hacia tema espirituales, le llevaron a un desinterés creciente por el negocio del arte comercial. En abril de 1876, cuando Vincent tenía 23 años, fue despedido por estos motivos mencionados, de la Galería Goupil & Cie en La Haya.

    Este hecho marcó un punto de inflexión en su vida, pasó un tiempo en Ramsgate (Inglaterra), como ayudante de un maestro de escuela. En poco menos de año se trasladó a Isleworth, en Londres, para trabajar en otra escuela metodista. La estancia en Inglaterra acentúa su interés por los temas religiosos y las preocupaciones morales.

    Vicent Van Gogh como misionero.

    A la vuelta de Inglaterra, impulsado por sus firmes convicciones espirituales decide dedicarse al ministerio cristiano.

    “Trabajó como misionero Bélgica, en una región minera muy empobrecida”.

    Esta fase de su vida, marcada por un ferviente enfoque religioso, fue un período de transición importante que finalmente lo llevó a volcarse su carrera artística, donde continuó explorando temas profundos y existenciales.

    Primeros pasos de Van Gogh como artista.

    Fue en 1880 cuando Van Gogh, entonces con 27 años, decidió que su verdadera vocación era ser artista. Tomó esta decisión, influenciado en parte por su hermano Theo, quien lo apoyó financieramente y lo alentó en el camino del arte.

    Van Gogh comenzó su formación artística de manera autodidacta, estudiando manuales de arte, copiando obras y realizando estudios de objetos y escenas de la vida cotidiana. Tuvo un breve paso por la Academia de Bellas Artes de Bruselas.

    “Vincent Van Gogh fue un pintor autodidacta”

    Durante este período inicial, sus obras mostraban una preferencia por los tonos oscuros y las representaciones realistas de la vida rural y de los trabajadores, reflejando sus experiencias previas y su interés en la condición humana.

    El comienzo de la tormenta interna de Van Gogh.

    Decidido en proseguir su formación como pintor se traslado a París en 1886.

    Adopción del ascetismo: Una elección de vida

    El ambiente parisino, supuso para Vincent Van Gogh un cambio significativo en su estilo de vida, optando por un enfoque ascético caracterizado por la austeridad y la negación de placeres materiales.

    Esta elección podría haber sido tanto una reacción contra el materialismo observado en la sociedad urbana como una búsqueda de pureza artística y personal.

    El inconfundible estilo de las obras de Van Gogh
    (2) – Recreación ficticia del estilo de pintura de Vincent Van Gogh

    “Vincent vivió en París, en condiciones de gran austeridad, a menudo descuidando su salud física”.

    Su dieta era pobre, escasa y desequilibrada. En esos años se privó de muchas comodidades básicas, una decisión que tuvo un impacto negativo en su bienestar físico y mental. La falta de nutrición adecuada, sumada a su intenso enfoque en el trabajo artístico, comenzó a pasar factura, quedando reflejado en su obra la complejidad de su vida y el escaso bienestar personal.

    Dificultad en las relaciones y aislamiento progresivo de Van Gogh.

    La vida en París, con su ritmo rápido y ambiente cargado, contrastaba fuertemente con su tranquila infancia en Zundert. Esta transición puede haber exacerbado su sensibilidad y percepción del mundo, llevándolo a experimentar un mayor aislamiento y estrés psicológico.

    Van Gogh tuvo dificultades para mantener relaciones estables, tanto en lo personal como en lo profesional. Su comportamiento, a menudo percibido como excéntrico o impredecible, combinado con su estilo de vida ascético, contribuyó a un mayor aislamiento social. Este aislamiento afectó su bienestar emocional y se reflejó en su obra, donde temas de soledad y desesperación se hicieron cada vez más presentes.

    Durante este período, Van Gogh comenzó a experimentar síntomas más evidentes de problemas mentales, incluyendo

    “confusión mental, ansiedad aguda, un fuerte sentimiento de miedo y sensaciones físicas inusuales como un ardor en la cabeza”.

    La Búsqueda de soluciones a través del Arte.

    A pesar de sus luchas internas, Van Gogh canalizaba su energía y emociones en su arte. En París, Van Gogh tuvo la oportunidad de conocer de cerca las obras de los impresionistas, lo que influyó notablemente en su estilo.

    Se alejó de los tonos oscuros que había utilizado en sus trabajos anteriores en los Países Bajos y comenzó a experimentar con colores más vivos y brillantes. Inspirado por artistas como Claude Monet y Camille Pissarro, Vincent Van Gogh empezó a explorar nuevas técnicas de manejo de la luz y del color y desarrolló un estilo personal, que años más tarde se identificaría como postimpresionista.

    Estos años, en la capital parisina, fueron para Van Gogh increíblemente productivos.

    “Creó numerosas pinturas de paisajes urbanos, naturalezas muertas, retratos y autorretratos”.

    Esta época fue crucial para el desarrollo de su identidad como pintor. Se benefició, además, de la interacción con otros artistas en París. Vivió con su hermano Theo y se relacionó con varios artistas contemporáneos, lo que enriqueció su visión artística y le expuso a un abanico más amplio de técnicas y perspectivas.

    Período de Arlés: Agravamiento de las crisis de Vincent Van Gogh.

    En 1888, Vincent Van Gogh se trasladó a Arles, en el sur de Francia, buscando inspiración en la luz y los paisajes provenzales y escapar del tumultuoso ambiente de París. Este cambio inicialmente impulsó su creatividad, pero también marcó el comienzo de una etapa crítica en su salud mental.

    Una le las más famosas obras de Vincent Van Gogh
    (3) – Una de sus pinturas más célebres – La noche estrellada

    En Arles, Van Gogh se encontró atraído por los vivos colores y la luz de la región, elementos que se reflejarían en algunas de sus obras más destacadas, incluyendo la serie de cinco cuadros sobre “Los Girasoles”.

    “Esta intensa actividad artística estuvo acompañada de una falta de autocuidado y un agravamiento de su salud mental”.

    Su dedicación obsesiva al arte, aunque productiva, fue un doble filo que exacerbó su fragilidad psicológica y emocional.

    El Aislamiento de Van Gogh se Intensifica

    A pesar de sus esfuerzos por integrarse en la comunidad local, Van Gogh se encontró cada vez más aislado. Su comportamiento errático y su apariencia desaliñada contribuyeron a que los habitantes de Arlés lo vieran con recelo. Este aislamiento social reforzó su sentimiento de alienación y profundizó su desesperación, aspectos que se pueden percibir en la emotividad y el dramatismo de sus pinturas de este período.

    El consumo de estimulantes y sus efectos.

    Van Gogh recurrió cada vez más al alcohol, especialmente a la absenta, como una forma de evasión de la realidad. Estos hábitos no solo deterioraron su salud física sino que también afectaron su estabilidad emocional. La absenta, en particular, conocida por sus efectos psicoactivos, pudo haber jugado un papel en la exacerbación de sus problemas mentales, influenciando indirectamente su estilo artístico y temáticas.

    Durante este tiempo, Van Gogh comenzó a experimentar episodios de confusión y agitación mental más severos, indicando un deterioro significativo en su salud mental.

    “La combinación de estrés, aislamiento y consumo de sustancias creó un ambiente propicio para el desarrollo de trastornos psiquiátricos más serios”.

    Los Girasoles de Van Gogh: La Creación de una Obra Maestra.

    “Los Girasoles” de Vincent Van Gogh son una serie de cinco cuadros que han cautivado al mundo con su vibrante energía y emotividad.

    Inspiración y técnica detrás de Los Girasoles

    Estas obras forman parte de una serie creada entre 1888 y 1889. Cada cuadro muestra girasoles en diferentes estados de floración y en distintos arreglos, destacando la habilidad de Van Gogh para capturar la belleza y la transitoriedad de la vida a través de estos flores. Estos cuadros son considerados algunos de los más icónicos y reconocidos en la historia del arte, y son un testimonio de su genio artístico y su innovador uso del color.

    Inspirado por la belleza y la simplicidad de estos flores, Van Gogh exploró en estas obras un estilo y técnica que rompían con lo convencional. Utilizando pinceladas audaces y una paleta de colores vivos, estos cuadros representan no solo la belleza de los girasoles, sino también la intensidad emocional y la pasión del artista. El contraste de colores y la textura de las pinceladas hacen de cada pieza un estudio fascinante de luz y sombra.

    Desde su creación, “Los Girasoles” han tenido un impacto significativo en el mundo del arte y en la percepción pública de Van Gogh. Estas obras se han convertido en sinónimos de su genio y son consideradas íconos del postimpresionismo.

    “A lo largo de los años, ‘Los Girasoles’ han inspirado a innumerables artistas y han sido objeto de múltiples interpretaciones y estudios”.

    El legado de estas obras trasciende el tiempo, continuando como fuente de admiración y estudio en el mundo del arte contemporáneo.

    Los Girasoles de Vincent Van Gogh
    (4) – Recreación ficticia de una exposición de “Los Girasoles”

    El Incidente de la “oreja de Van Gogh”.

    Theo, el hermano de Van Gogh era el marchante del pintor Paul Gauguin, por quién Vicent sentía gran admiración. Theo estaba convencido de que la presencia de Gauguin en Arlés, junto a su hermano, sería una beneficiosa influencia. Gran error, por su parte. Gauguin no quería ir a visitar a van Gogh. Para conseguir que Gauguin fuera a Arlés, le tuvo que perdonar las numerosas deudas que le debía.

    Paul Gauguin y Vincent Van Gogh en Arlés.

    La llegada de Paul Gauguin a Arles en octubre de 1888 fue un momento crucial. La relación de Van Gogh con Gauguin era compleja, marcada por la admiración y la tensión. Ambos llevaban una vida bohemia, donde al abuso de estimulantes y alcohol, se unía una vida nocturna con frecuentes visitas a los burdeles. Van Gogh se había contagiado de sífilis de una prostituta a la que había propuesto matrimonio. Los episodios de confusión y agitación de Van Gogh eran frecuentes.

    El regalo navideño de la oreja de Van Gogh.

    El 22 de diciembre, acudieron  Paul Gauguin y Vincent Van Gogh a uno de los burdeles de la localidad de Arlés, conocido como “el de Madame Chose”, y estando allí, Van Gogh propuso a una prostituta hacerle un retrato como regalo navideño. Ésta declinó el ofrecimiento y en tono burlón le dijo, que mejor sería una de sus encantadoras orejas como regalo. Todos rieron la broma.

    Al día siguiente, según narra Gauguin en sus memorias, tras una violenta discusión, Van Gogh le amenazó con una navaja de barbero, regresando posteriormente a “La Casa Amarilla” donde vivía.

    “Esa misma noche del 23 de diciembre, Van Gogh entregó a la dueña  del burdel un regalo ensangrentado, que no era otra cosa que su oreja recién amputada”.

    A la mañana siguiente, Van Gogh, no recordaba nada de lo sucedido y fue conducido por la policía  al hospital Hôtel-Dieu de Arlés, donde quedó recluido en estudio, durante 14 días, acompañado por su solícito hermano Theo. Paul Gauguin se marchó de Arlés y ya no volvió a tener ningún contacto personal directo con Van Gogh.

    Hospitalización y diagnósticos diversos.

    Tras el incidente de la oreja y posterior hospitalización, Vincent Van Gogh se recuperó parcialmente. Dos semanas después del incidente, pintó en su casa dos auto retratos con la cara vendada por la amputación. Sin embargo, a partir de este momento, las recaídas y los ingresos hospitalarios se fueron sucediendo. Los médicos de la época lucharon por comprender su estado mental, ofreciendo diagnósticos que iban desde la epilepsia hasta la psicosis, lo cual revela el penoso estado de la psiquiatría de la época.

    El Impacto de las hospitalizaciones en su Arte

    Estos ingresos hospitalarios tuvieron un impacto notable en la obra de Van Gogh. Sus pinturas de este período muestran una mayor audacia en el color y la forma, reflejando una intensificación de sus emociones y su lucha interna.

    “Este período incluye algunas de sus obras más famosas, como “La Noche Estrellada”, que evidencian un diálogo entre su tormento y su genialidad artística”.

    Van Gogh en la etapa final de su obra llena de dolor y creatividad
    (5) – El pintor canalizó su sufrimiento en creatividad

    La transformación que se observa en su arte durante estos años, es un testimonio de su capacidad para canalizar su sufrimiento en una expresión creativa profunda. De esta época son algunas de sus obras más emotivas y expresivas. Estos períodos de hospitalización son cruciales para entender la transformación en su estilo pictórico, donde se observa una intensificación en el uso del color y la pincelada.

    Teorías Diagnósticas sobre la salud mental de Van Gogh

    Son numerosos los trabajos y estudios académicos que han abordado el diagnóstico de la patología mental de Vincent Van Gogh. En este artículo, repasaremos la bibliografía más reciente y haremos una breve descripción de cada uno de los posibles diagnósticos del genio holandés.

    Trastorno Bipolar: Una montaña rusa emocional.

    La vida de Vincent Van Gogh, marcada por fluctuaciones emocionales extremas,

    “ha llevado a muchos expertos a plantear la hipótesis de que padecía trastorno bipolar”.

    Esta teoría se apoya en los patrones observados en sus cartas y comportamientos, que alternaban entre periodos de manía, caracterizados por una intensa actividad creativa y energía, y fases de profunda depresión. Estos ciclos emocionales se reflejan en su obra, donde se aprecian claros contrastes en el uso del color, la técnica y los temas según su estado de ánimo.

    Trastorno Límite de la Personalidad: Entre la pasión y la angustia.

    Otra teoría sugiere que Van Gogh pudo haber sufrido un trastorno límite de la personalidad (TLP). Este trastorno, caracterizado por la inestabilidad en las relaciones, en la  autoestima y en los estados de ánimo, podría explicar las intensas relaciones personales de Van Gogh, su miedo al abandono, su comportamiento impulsivo y sus episodios de ira. Estos rasgos se ven reflejados en la intensidad emocional de sus obras y en su vida personal, marcada por relaciones tumultuosas y decisiones impetuosas.

    Delirium por abstinencia de Alcohol: Los Efectos de la Absenta.

    El habitual consumo de absenta por parte de Van Gogh plantea la posibilidad de que algunos de sus síntomas psicológicos fueran consecuencia del delirium por abstinencia de alcohol.

    “La absenta (llamada el hada verde) es conocida por sus propiedades psicoactivas”.

    Su consumo excesivo podría exacerbar o simular síntomas de trastornos psicóticos, lo que podría haber influido en algunos de los episodios más dramáticos de su vida, como el incidente de la amputación de la oreja.

    Epilepsia Temporal: Una perspectiva neurológica.

    La hipótesis de que Van Gogh sufría de epilepsia del lóbulo temporal, una forma de epilepsia que puede provocar experiencias alteradas de la conciencia y episodios psicomotores, ofrece una perspectiva neurológica.

    “Este tipo de epilepsia podría haber sido confundida con manifestaciones psicóticas”.

    Esto explicaría algunos de sus comportamientos y experiencias sensoriales descritos en su correspondencia personal.

    Otros diagnósticos.

    Otros muchos diagnósticos se han barajado como responsables de sus alteraciones psicopatológicas: 

    • Esquizofrenia paranoide con alucinaciones mixtas, tanto de tipo visual como auditivo.
    • La enfermedad de Meniére que es un trastorno del oído medio.
    • Saturnismo o intoxicación por plomo.
    • Porfiria intermitente aguda.

    Una Combinación de diversos factores.

    Finalmente, es posible que la salud mental de Van Gogh haya sido el resultado de una combinación de múltiples factores. Esto incluye su genética, su entorno y estilo de vida, las tensiones inherentes a su intensa dedicación al arte, y una posible comorbilidad de trastornos del estado de ánimo, trastornos de la personalidad y problemas relacionados con el abuso de sustancias y la malnutrición.

    Autorretrato realizado tras la amputación de su oreja
    (6) – Autorretrato con la oreja vendada – 1889- Vincent Van Gogh

    El final de un genio torturado.

    Los últimos días de Vincent Van Gogh, pasados en Saint-Rémy y luego en Auvers-sur-Oise, fueron un período de intensa producción artística a pesar de su continuo sufrimiento psicológico.

    En 1890, buscando estar más cerca de su hermano Theo, Van Gogh se trasladó a Auvers-sur-Oise, donde su salud mental siguió deteriorándose, marcada por fluctuaciones del estado de ánimo y alucinaciones visuales.

    Durante su tiempo en Auvers-sur-Oise, Van Gogh entabló una relación con el Dr. Paul Gachet, un médico con interés en el arte, quien intentó ayudarlo. A pesar de sus esfuerzos, Van Gogh expresó dudas sobre la eficacia de este tratamiento en sus cartas, reflejando su continua lucha contra la enfermedad mental y su sensación de desesperanza.

    Aún en medio de estas dificultades, Van Gogh canalizó sus emociones turbulentas en el lienzo, creando algunas de sus obras más icónicas.

    El trágico final de Vincent Van Gogh.

    El 27 de julio de 1890, Van Gogh sufrió una herida de bala en el pecho, un evento que muchos historiadores interpretan como un suicidio, aunque existen teorías alternativas. Falleció dos días después, el 29 de julio, dejando un legado artístico que, en ese momento, era mayormente desconocido e incomprendido.

    Su muerte no solo marcó el fin de una vida plagada de desafíos personales y artísticos, sino también el comienzo de un reconocimiento póstumo que lo elevaría a la categoría de uno de los grandes maestros del arte.

    El Impacto del suicidio en su legado artístico

    La muerte de Van Gogh y las circunstancias que la rodearon jugaron un papel crucial en la percepción y valoración posterior de su obra. Su trágico final añadió una dimensión de misterio y profundidad a su arte, impulsando un interés renovado en su vida y sus cuadros.

    Hoy en día, obras como “Los Girasoles” y “La Noche Estrellada” son símbolos de su genialidad y sus luchas personales, atrayendo a millones de admiradores en todo el mundo.


    Referencias bibliográficas.

    • Nolen, W.A., van Meekeren, E., Voskuil, P. et al. New vision on the mental problems of Vincent van Gogh; results from a bottom-up approach using (semi-)structured diagnostic interviews. Int J Bipolar Disord 8, 30 (2020). Enlace
    • Haranburu Oiharbide, M., Balluerka Lasa, N., Gorostiaga Manterola, A., Guerra Plaza, J. “Rasgos psicopatológicos de Vincent Van Gogh”. Psiquiatria.com. Enlace.
    • Romero Coloma, Aurelia María. “La enfermedad de Vincent Van Gogh: diagnósticos posibles”. Antrophistoria. Dialnet. Enlace.
    • Lugones Botell, Miguel. (2006). Personajes célebres y enfermedad: Van Gogh y sus trastornos mentales (I). Revista Cubana de Medicina General Integral22(1). Enlace
    • Lugones Botell, Miguel. (2006). Personajes célebres y enfermedad: Van Gogh y sus trastornos mentales (II). Revista Cubana de Medicina General Integral22(2). Enlace

    Autor.

    Gerardo Castaño Recio

    Gerardo Castaño Recio está licenciado en Medicina y Cirugía, especializado en Medicina de Familia. Estudió Psicoanálisis en el Centro Peña Retama de Madrid. Aficionado a la informática se ha dedicado a la programación sobre inteligencia artificial. Ha sido campeón de España de programas de ajedrez . Aficionado a la historia y la literatura. Es colaborador en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.


    Otros artículos del autor


    Galería de Imágenes.

    • Imagen de Portada generada por Dall-e 3.
    • (1) – Imagen de un autorretrato (detalle) de Van Gogh. Autor Jankie en Wikimedia Commons.
    • (2) – Imagen de Dall-e 3 simulando el estilo de la pintura de Van Gogh.
    • (3) – Imagen de “La noche estrellada” de Candy Mar en Flickr.
    • (4) – Imagen de Dall-e 3 simulando una exposición ficticia de “Los Girasoles”.
    • (5) – Imagen de Dall-e 3 reproduciendo la angustia del pintor.
    • (6) – Imagen de  un Autorretrato con la oreja vendada de Fundación CRJ en Flicrk.

    Todas las imágenes generadas mediante la IA, Dall-e 3 pueden ser reproducidas, siempre que se cite su fuente de origen.


    Artículos relacionados.


     

    Visited 99 times, 1 visit(s) today