Las relaciones de pareja en personas altamente sensibles (PAS).

Relaciones de pareja en personas altamente sensibles

Las relaciones de pareja no siempre son fáciles. Las personas altamente sensibles (PAS) se caracterizan por ser especialmente emocionales, empáticas y generosas. Esto puede llevarlas a entregarse a las relaciones de manera desmedida. A lo largo de este artículo se abordará cómo mejorar las relaciones de pareja, encontrando un equilibrio entre el propio bienestar y un vínculo satisfactorio.

¿Cómo son las relaciones de pareja en personas altamente sensibles?

Tal y como se comentó en una entrada anterior, las personas altamente sensibles son muy empáticas y especialmente perceptivas, por lo que les afectan mucho los cambios del estado anímico ajeno.

Este cúmulo de sensaciones y emociones puede llevar a la persona a sufrir un elevado nivel de estrés e incluso ansiedad, lo que suele verse reflejado en diversas somatizaciones. Esto, sumado a que se trata de personas a las que les gusta tener su propio espacio y tiempo para sí, puede llevarles a:

“creer que es mejor no enamorarse, ahorrándose con ello la posible desilusión que les sumiría en una tristeza profunda”.

Esto es debido a la vivencia traumática que suponen las decepciones para una persona altamente sensible.

 

Tendencia a enamorarse con facilidad.

No obstante, aunque el sabor amargo de algunas experiencias y el posible sentimiento de agobio e incluso parálisis ante los inicios de la relación puede llevar a estar personas a sentir que es mejor permanecer solteras, tienden a enamorarse con facilidad.

Esto se debe a que son muy observadoras y capaces de apreciar todos los matices ajenos muy rápidamente, lo que genera en ellas atracción física y emocional.

“Este interés puede hacer que se impliquen en exceso, lo cual las hace más vulnerables a un posible desengaño”.

En el caso de que la relación siga su curso, el principal riesgo de las personas altamente sensibles es que lleguen a deducir que su pareja les quiere menos porque no sienten las cosas con la misma intensidad que ellas.

Esto hace que se sientan incomprendidas e incluso poco valoradas al darse cuenta de que el grado de implicación no es recíproco.

De esta manera, lo habitual es que la relación se vaya desgastando debido al sacrificio sin medida de la persona altamente sensible que, a su vez, se va volviendo más exigente con el otro.

Casi sin darse cuenta, comienza a reclamar una serie de peticiones imposibles de realizar, pues su pareja no cuenta con su misma capacidad de observación y profundidad emocional e intelectual.

Todo esto, termina generando todavía más frustración, incomprensión y resentimiento en la pareja.

Las tensiones mutuas acaban con las relaciones de pareja

(1) – Las tensiones mutuas acaban con el distanciamiento de la pareja.

 

¿Cómo vive la sexualidad una persona altamente sensible?

Si bien la sexualidad suele surgir respondiendo a un vínculo emocional, hay personas que viven la sexualidad desde un punto de vista más fisiológico e impulsivo.

En el caso de las personas altamente sensibles, el deseo de intimar sexualmente con el otro nace de unas relaciones de pareja intensas, ya que se trata de personas normalmente tímidas, temerosas del rechazo de los demás y que no tienden a actuar precipitadamente.

“Las personas altamente sensibles viven la sexualidad como una experiencia intensa y profunda”.

Esta intensidad también se ve reflejada en la propia experiencia sexual. Esto se debe a que estas personas cuentan con un sistema perceptivo muy refinado, de manera que un olor desagradable o un sonido inesperado pueden estropear el encuentro íntimo.

A esto hay que añadir que el exceso de excitación o de nervios ante los primeros encuentros sexuales puede repercutir en su rendimiento sexual, pues esta sobreestimulación puede llevarles a sentir molestias poco usuales como, por ejemplo, sentir un gran desagrado e incluso dolor con el simple roce de cuerpos.

 

Algunas recomendaciones.

Por ello, es recomendable prevenir la posible saturación en los encuentros sexuales, controlando ciertos estímulos (p. ej. evitar perfumes fuertes, ducharse antes, no poner música de fondo o apagar los teléfonos).

En este sentido, hay que prestarle especial atención al juego erótico durante las relaciones sexuales, incluyendo pequeñas pausas para evitar que la persona se sature.

Asimismo, es importante tener en cuenta que las personas altamente sensibles cuentan con una elevada capacidad de observación y de autocrítica.

“Por este motivo, una palabra inadecuada o un gesto equívoco puede dar lugar a malos entendidos que generen distracción”.

En el peor de los casos, se puede llegar al bloqueo durante el encuentro sexual.

Por último, conviene aclarar que, aunque normalmente se trata de personas tímidas, las personas altamente sensibles son capaces de tomar la iniciativa en el encuentro sexual y sienten la misma satisfacción con todo lo relacionado con la sexualidad. No obstante, se trata de personas conservadoras, poco inclinadas a probar nuevas posturas sexuales.

Relaciones sexuales de personas con alta sensibilidad

(2) – Relaciones sexuales de personas con alta sensibilidad.

 

Alta sensibilidad, relaciones de pareja y dependencia afectiva.

Las personas altamente sensibles tienen una gran necesidad de afecto, de manera que no suelen desear permanecer para siempre en la soltería. De hecho, suelen buscar con afán relaciones de pareja que den sentido a su vida, tendiendo a ser enamoradizas.

Desgraciadamente, no son pocos los casos en los que: 

“estas personas se enamoran de personas con las que no tienen nada en común o con las que, incluso, no tienen una relación sana”.

Todo ello se debe a una mezcla entre presión social (p. ej., no querer ser el único soltero en parte por miedo a la opinión que generaría en los demás) y baja autoestima (debida al exceso de autocrítica y al sentimiento de sentirse diferente e incomprendido).

En este sentido, no son pocos los testimonios de personas altamente sensibles que revelan cómo una quimera y un optimismo exacerbados les llevaron a no valorar la situación y tomar una decisión precipitada (algo que no hacen habitualmente).

Dependencia afectiva y relaciones tóxicas.

A continuación, se exponen una serie de cuestiones que pretenden desenmascarar la verdadera naturaleza de las relaciones tóxicas. Estas preguntas son válidas tanto para PAS como para el resto de la población.

  • ¿Quiere mantener una relación de pareja como forma de ayudar o rescatar a la otra persona?
  • ¿Se enamoró del otro porque se sintió agradecido/a al sentirse amado por el otro?
  • ¿Se fija en una o dos cualidades importantes (p. ej. dinero, físico o sexualidad, sentido del humor, capacidad intelectual, ocio en común) sin pensar en lo que realmente necesita de una relación (p. ej. afecto, respeto, confianza, seguridad emocional y/o material)?
  • ¿Sólo presta atención a las cosas en común, ignorando sus diferencias como pareja?
  • Si está en una relación que no le convence, ¿por qué permanece en ella?, ¿se queda por miedo a quedarse solo/a?
  • ¿Su pareja cuenta con que le aporte alegría y bienestar a su existencia triste y complicada sin tener en cuenta sus sentimientos?
  • ¿Tiende a tener parejas con problemas de adicción o problemas emocionales graves?

Estas son algunas de las cuestiones que delatan la presencia de dependencia afectiva en las relaciones de pareja.

“La dependencia afectiva lleva a ignorar las propias necesidades y la compatibilidad con la pareja para mantener la relación a toda costa”.

Esto se produce, porque la dependencia afectiva proporciona algún beneficio (p. ej. el sentirse importante por estar con alguien considerado especial o simplemente llevar una vida en pareja).

Relaciones tóxicas y de dependencia en PAS

(3) – Las PAS pueden caer en relaciones tóxicas y de dependencia.

¿Es preferible que la pareja de un PAS también sea altamente sensible?

En este caso, no existe una respuesta correcta. Esto se debe a que, por una parte, el mantener una relación de pareja con otra persona altamente sensible puede ayudar a sentirse más comprendido, pues la otra persona es capaz de experimentar las sensaciones y emociones de forma análoga.

Sin embargo, el compartir una vida en pareja con una persona no tan sensible también tiene sus ventajas: que sea más resistente al estrés puede ayudar en el día a día (p. ej. no tiene inconveniente en hacerse cargo de tareas que al altamente sensible le cuestan o le generan rechazo). 

En cualquier caso, a la hora de elegir pareja es importante no quedarse en lo superficial, en una simple etiqueta, pues la personalidad va mucho más allá de un rasgo.

“Por ello, debe procurarse buscar una pareja compatible, con la que pueda compartir sus gustos y necesidades”.

En este caso, la empatía y la sensibilidad son cualidades imprescindibles para llegar al entendimiento y el respeto de las necesidades de la persona altamente sensible.

 

Consejos para la persona altamente sensible en sus relaciones de pareja.

A continuación, se señalan una serie de recomendaciones que pueden ayudar a la persona altamente sensible a conseguir una relación de pareja satisfactoria. Posteriormente, se verán los consejos para el miembro de la pareja sin alta sensibilidad.

No tener miedo a expresar las propias necesidades.

Las personas aprecian la honestidad. Así, el expresar cómo se siente o la propia opinión desde el respeto y sin caer en descalificaciones o pullas incrementará el bienestar y la unión de la pareja.

Aprender a poner límites saludables.

A veces, el querer ayudar al otro, el deseo de agradar y el miedo a los conflictos puede llevar a no establecer límites con los demás, ni siquiera con la pareja.

En ocasiones, las PAS consideran que establecer límites supone imponerse bruscamente, pero la firmeza no está reñida con la amabilidad.

El empleo de la comunicación asertiva es ejemplo de ello (expresión de la propia opinión recalcando los sentimientos y qué se puede hacer para solucionar el problema, centrándose en los hechos más que en juzgar el comportamiento ajeno).

No asumir el papel de víctima en las relaciones de pareja.

La PAS debe procurar no asumir el papel de víctima y caer en la dependencia emocional.

Una persona que no es capaz de soportar el dolor, la soledad o la incertidumbre no puede amar con libertad, pues cae en la búsqueda de poder o protección para no ser abandonada, en relaciones con personas vulnerables que necesitan su protección o con personas dominantes que controlan la relación y sus necesidades. 

Asimismo, el querer a una persona no obliga a sacrificar la propia vida por ella u olvidarse de atender las propias necesidades, pues, desgraciadamente, no todos los problemas se solucionan con amor y paciencia.

En la vida es necesario asumir la responsabilidad de las cosas que ocurren para tomar las riendas de la situación y cambiar las cosas que alejan a uno de sus necesidades.

Deshacerse de creencias erróneas sobre el amor.

El amor es la unión entre dos personas comprometidas entre sí, que comparten un proyecto común. Tras un tiempo en pareja, es normal desidealizar a la otra persona al descubrir que es diferente de uno mismo.

Aunque descubrir el verdadero “yo” del otro puede conducir a la separación por incompatibilidad de caracteres, el mero hecho de descubrir esos defectos y la fragilidad que anida en el otro, no tiene por qué suponer el principio del desenamoramiento.

La rutina acaba con el amor idealizado

(4) – La rutina diaria puede acabar con el amor idealizado y con la pareja

Aceptar las contradicciones y las críticas de la pareja.

Las personas a veces son volubles y tan rápido se enfadan como dejan sus diferencias a un lado. Para ganar frialdad emocional, es conveniente valorar el hecho en sí mismo en lugar de a la persona en su totalidad.

Es importante no dar por sentado que la pareja va a hacer una tarea o a tener un detalle sin que se haya hablado previamente, pues si se da por hecho la decepción está garantizada, lo que lacerará la relación.

 

Recomendaciones para la pareja de una persona altamente sensible.

Algunas pautas de comportamiento útiles para la pareja de una PAS son:

Comprender y aceptar su forma de ser.

Saber qué caracteriza a una PAS es importante para evitar que se sienta incomprendida o aislada al percibir enfado o disgusto por el hecho de que perciba las cosas de manera diferente.

Evitar acusarle de ser susceptible.

Hay que procurar evitar las acusaciones de ser demasiado susceptible u ocultarle lo que se siente por miedo a su reacción. Si hay una cosa que no soportan las personas altamente sensibles es ser tachadas de susceptibles, pues les hace sentirse incomprendidas.

En realidad, ellas reaccionan igual que cuando el resto se siente molestas, lo que ocurre es que reciben la información con mayor rapidez e intensidad, reaccionado por ello con mayor prontitud.

Por otra parte, cuando algo resulte molesto, es preferible ser sincero con la pareja desde un principio en lugar de que ésta esté tratando de descubrir lo que sucede.

Pedir que explique cómo se siente.

Las PAS tienden a ocultar sus sentimientos negativos al considerarlos demasiado fuertes, turbulentos o vergonzosos. Por ello, es necesario mostrarse comprensivo y dispuesto a ayudar a la pareja, preguntando qué le molesta o qué se podría hacer para evitar que se repita la situación.

En este sentido, hay que tener en cuenta que la PAS percibe y vive las cosas con mayor intensidad de manera no intencionada, por lo que a veces uno no es consciente de aquello que ha causado molestia en la pareja.

Las PAS tienden a ocultar sus sentimientos

(5) – Las PAS tienden a ocultar los sentimientos negativos a sus parejas.

Prevenir los conflictos.

Dado el especial impacto que tienen las discusiones en su bienestar, es preferible evitar que pequeñas desavenencias terminen generando un conflicto importante.

Las personas altamente sensibles son especialmente susceptibles debido a que se sienten constantemente juzgadas y valoran excesivamente la opinión que tienen los demás sobre ellos mismos, pudiendo reaccionar de manera defensiva o exagerada.   

Respetar su espacio.

La PAS precisa tener momentos de desconexión en los que reflexionar y despejarse en soledad para mantener el correcto estado anímico. Recordar que el hecho de que le guste la soledad no significa que sea una persona solitaria o que no quiera a la pareja.

Cuidar los detalles.

Hasta los detalles aparentemente más insignificantes pueden ser importante para las PAS (p. ej. hablar alto). Por ello, cuidar los detalles hará que se sienta más respetada, comprendida y cuidada, fomentando además la empatía hacia ella.


Referencias bibliográficas.

  • Lebreault, J. (s. f.). Diez consejos que mejoran la vida de personas altamente sensibles. Proyecto Vida Plena. Enlace. 
  • Manual para personas altamente sensibles (PAS). (2010). Protestante Digital. Enlace. 
  • Orbe Valls, M. V. (2019). Taller sobre la convivencia en pareja: Compatibilidad y gestión de conflictos. Trabajo final de máster, Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP), Madrid.
  • Rodríguez, E. M. (2019). Seis consejos para tratar con personas hipersensibles. La Mente Es Maravillosa
  • Vicente, M. (2018). Cómo tratar a una persona altamente sensible. Psicología-Online. Enlace.
  • Zegers, K. (2016). Personas altamente sensibles. La Esfera de los Libros. Enlace.

Autora.

Mª Victoria Orbe Valls - Psicóloga Clínica

Mª Victoria Orbe Valls es psicóloga general sanitaria. Está graduada en Psicología por el CES Cardenal Cisneros (Universidad Complutense de Madrid), cuenta también con los másteres de Psicología General Sanitaria (Universidad Antonio de Nebrija) y Sexología Clínica y Terapia de Parejas (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), así como con formación en Mindfulness y grafopsicología. En la actualidad compagina su actividad como psicóloga con la divulgación científica. Es colaboradora en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.


 

Otros artículos de la misma autora.


 

Galería de Imágenes.


 

Artículos relacionados.