Persona Altamente Sensible (PAS): ¿Bendición o maldición?

Persona Altamente Sensible (PAS)

La emoción ayuda a comprender los propios sentimientos y a empatizar con los de los demás. Una persona altamente sensible (PAS) se caracteriza por ser más emocional, empática, intuitiva, reflexiva y generosa; aunque también es más introvertida, perfeccionista y vulnerable a las críticas.

Así, esa mayor sensibilidad que le lleva a tener un rico mundo interior, también puede conducirle a sentirse incomprendido y a sufrir estrés, ansiedad o depresión.

¿Qué significa ser una persona altamente sensible?

En los años noventa, la doctora y psicóloga estadounidense Elaine Aron acuñó el concepto sensibilidad de procesamiento sensorial, haciendo alusión a lo que hoy conocemos como persona altamente sensible (PAS). Según las investigaciones de la propia doctora, la alta sensibilidad está sostenida por los siguientes cuatro factores:

  • Profundidad de procesamiento: Se trata de personas con tendencia a la reflexión y a las cavilaciones De hecho, estas personas evalúan, analizan y comparan lo que ocurrió en el pasado antes de tomar una decisión sobre cómo actuar en el presente. Las personas altamente sensible suelen repasar los errores cometidos de forma obsesiva.
  • Gran emocionalidad y empatía: La intensidad emocional e incluso la labilidad emocional (cambios bruscos en el estado anímico) son propias de estas personas.

“Las personas con alta sensibilidad, además de emocionarse con facilidad, poseen una gran capacidad de empatía”.

  • Sensibilidad hacia las sutilezas: Estas personas cuentan con una gran capacidad de percepción, de manera que suelen reparar en detalles que suelen pasar inadvertidos para el resto (se estima que tienen un registro de los sentidos un 10% más intenso). De esta manera, la persona es capaz de percatarse de las pequeñas modificaciones que ocurren en su entorno, incluyendo los cambios emocionales de las personas que le rodean.
  • Sobreestimulación o saturación: El exceso información sensorial y el procesamiento de ésta puede generar saturación mental en la persona, que se puede llegar a sentirse abrumada.

En resumen, estas personas se caracterizan por percibir los estímulos y emociones de manera mucho más intensa que los demás, mostrando con ello una sensibilidad mayor en comparación con el resto, lo cual puede llevar a la persona a sentirse emocionalmente saturada.

Perciben intensamente los estímulos y emociones

(1) – Las PAS perciben intensamente los estímulos y emociones.

 

Características de la persona altamente sensible (PAS).

Los cuatro factores anteriormente comentados son imprescindibles para determinar si la persona tiene alta sensibilidad. De ellos pueden inferirse una serie de conductas y características generales propias de estas personas, las cuales se describen a continuación:

Sensibilidad reflejada en su bienestar físico y emocional.

  • Las luces brillantes, los olores fuertes y los ruidos repetitivos (como masticar un chicle) o intensos (especialmente los inesperados) les resultan muy molestos, por lo que necesitan apartarse o regular su exposición a los mismos. También se estresan cuando están rodeadas de muchas personas.
  • Tienen el umbral del dolor muy bajo. Suelen experimentar tensión, manifestando el estrés físico y emocional a través de la piel y cefaleas.
  • A veces tienen días malos que afectan especialmente a sus hábitos alimenticios y de sueño, lo que les lleva a comer o dormir demasiado o muy poco.

“La persona altamente sensible vive las decepciones de manera especialmente intensa”.

  • Dada su rica vida interior, pueden tener pesadillas y sueños muy vívidos, provocando despertares.
  • Pueden tener la sensación de no encajar, lo que puede llevarles al aislamiento.
  • Muestran una gran facilidad para disfrutar de las pequeñas cosas.

 

Sensibilidad reflejada en su relación con los demás.

  • Suelen mostrarse inseguras y tímidas (aunque se estima que el 30% son en realidad extrovertidas), pues son muy conscientes de las circunstancias que les rodean y temen el rechazo incluso en situaciones de escasa importancia. Pueden sentirse incómodas en situaciones grupales, incluso incapaces de ser ellas mismas.
  • Son susceptibles y se toman las cosas como algo personal, sintiéndose ofendidas con facilidad al creer que la gente les juzga constantemente y preocuparse excesivamente por lo que piensan los demás. Por ello, pueden reaccionar exageradamente a lo que perciben como ofensas o provocaciones.
  • Dificultad para fijar límites personales y para negarse a las peticiones o exigencias de los demás por miedo a desagradar a los demás.
  • Tienden a ocultar sus sentimientos negativos al considerarlos demasiado fuertes, turbulentos o vergonzosos.
  • Suelen enfadarse ante situaciones que les parecen injustas o molestas.

“Se alteran ante pequeños disgustos y encuentran difícil ignorar lo ocurrido”.

  • Les afectan excesivamente los cambios emocionales o conductuales de los demás.
  • Son muy consideradas y muestran una elevada predisposición para escuchar y ayudar a otras personas, incluso a expensas de su propio bienestar.
  • Tienen facilidad para enamorarse, implicándose en exceso hasta el punto de olvidarse de ellas mismas.
La persona altamente sensible se enamora fácilmente

(2) – La persona altamente sensible se enamora con gran facilidad.

  • Se sienten cohibidas en situaciones románticas, preocupándoles excesivamente la aprobación de su pareja y mostrando miedos irracionales.

 

Sensibilidad reflejada en su forma de trabajar.

  • Tendencia al perfeccionismo y especial sensibilidad a la crítica, lo cual puede terminar mermando su autoestima si no lo gestionan adecuadamente. Tienden a autoflagelarse cuando no cumplen con sus propias expectativas.
  • Son idealistas y tienen fuertes convicciones morales, pues se preocupan por el sufrimiento ajeno, la justicia y el medio ambiente.
  • Suelen evitar ver o escuchar malas noticias, así como ver películas violentas.
  • Prefieren entender la vida desde un punto de vista cooperativo a competitivo, costándoles entender la existencia de conflictos armados. Evitan las situaciones potencialmente conflictivas.
  • Se abruman, bloquean y estresan ante el exceso de trabajo y los cambios significativos o repentinos. Debido a sus excesivos análisis son más lentos en la toma de decisiones y suelen tener miedo a equivocarse (incluso en cuestiones poco relevantes como elegir el sabor de un helado), son personas perfeccionistas y tienen una visión de conjunto.

“Suelen ser personas intuitivas, creativas y con gran gusto por las artes”.

  • Pueden concentrarse de manera muy profunda. Disfrutan estando en soledad y prefieren trabajar de manera individual, con pocos estímulos.


¿Es diferente el funcionamiento cerebral de una PAS?

Varios estudios señalan que las personas altamente sensibles cuentan con un sistema neurosensorial (parte del sistema nervioso) más desarrollado (se estima que tienen un registro de los sentidos un 10% más intenso).

Asimismo, se ha encontrado que el hemisferio derecho de las personas altamente sensibles es más activo, por lo que se trata de personas más creativas y emocionales. Por ello, no resulta sorprendente que posean más neuronas espejo, lo que implica una mayor capacidad de empatía.

Las personas altamente sensibles también muestran una mayor activación neuroquímica en el lóbulo frontal, área relacionada con la atención, la planificación, la toma de decisiones y las experiencias internas sólidas.

Esto quiere decir que se trata de personas con una gran conciencia y capacidad para tomar decisiones meditadas, generando ideas, haciendo más asociaciones y teniendo en cuenta diferentes puntos de vista.

“La persona altamente sensible presenta una mayor actividad en determinadas zonas cerebrales”.

Además, las personas altamente sensibles tienen la amígdala cerebral (que guarda relación con el control emocional, regulando la satisfacción y el miedo) en un estado de alerta superior al de la media de la población. Esto supone que se trata de personas con una importante capacidad de respuesta emocional.  

El cerebro de la persona altamente sensible

(3) – El cerebro de la persona altamente sensible tiene zonas más activas


¿Se trata de un trastorno psicológico o de un rasgo de la personalidad?

La alta sensibilidad no es un trastorno psicológico: es un rasgo de la personalidad con base neurológica que, aun tratándose de un rasgo básicamente neutral, se encuentra modulado por las experiencias vitales y del aprendizaje emocional durante la crianza.

“La alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad con una base neurológica que se modula por las experiencias vividas”.

Esto se debe a que, a pesar de que se trata de un rasgo genético y hereditario (se estima que lo tiene al menos uno de los progenitores), se ha demostrado que la interacción con el medio va desarrollando o inhibiendo las propias capacidades, incluyendo la sensibilidad.  


¿Cuál es el porcentaje de personas altamente sensibles en la sociedad?

Se considera que alrededor del 15-20% de la población es altamente sensible, mientras que otro 22% es moderadamente sensible. Respecto a la población animal, diversas investigaciones han encontrado un porcentaje similar en más de cien especies diferentes (entre el 15-30%). Esto se debe a que se trata de una estrategia de supervivencia, pues esa mayor reflexión y elaboración del mundo que les rodea les lleva a establecer asociaciones sin ser conscientes de ello, resultando por ello más intuitivos.

“Una de cada cinco personas es altamente sensibles”.

 

¿Las personas altamente sensibles tienen altas capacidades a nivel intelectual?

Respecto a si las personas con altas capacidades presentan altas capacidades a nivel intelectual, actualmente no se puede afirmar la relación directa entre ambas características. No obstante, guardan cierta relación al tener varios puntos en común (p. ej. la sobreexcitabilidad en los niños).

Curiosamente, se estima que un importante porcentaje de niños es diagnosticado erróneamente como TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad). De hecho, estos niños pueden llegar a tener fracaso escolar debido a que no son capaces de discriminar lo relevante y a que se distraen debido al exceso de información sensorial cuando, p. ej., están sentados en la última fila de clase.


¿Una persona altamente sensible tiene más posibilidades de desarrollar ciertas psicopatologías o enfermedades físicas?

Diversos estudios han relacionado la alta sensibilidad con una menor calidad de vida y una peor salud. Esto se debe a que son personas que muestran una alta reactividad emocional, lo que podría hacerlas más vulnerables a padecer trastornos físicos y mentales debido a la incomprensión de su alta sensibilidad y la inadecuada gestión de su emotividad.  

Trastornos psíquicos con mayor incidencia.

Por ello, aunque las personas altamente sensibles no tienen por qué desarrollar ninguna psicopatología, diversos estudios han confirmado que estas personas tienen una mayor predisposición para la depresión, especialmente cuando deben enfrentarse a entornos de crianza negativos.

Asimismo, la falta de herramientas con las que afrontar su mayor emotividad y el sentimiento de incomprensión que puede generarles, suele terminar mermando su autoestima.

Por otra parte, ser tan conscientes de todo lo que les rodea, puede llevarles a bloquearse y a desarrollar trastornos de ansiedad (p. ej. pánico a hablar en público). También pueden ser víctimas de acoso o de abuso debido a que su mayor sensibilidad puede hacerles parecer más débiles ante los demás.

“Las personas altamente sensibles pueden acabar desarrollando trastornos de ansiedad como la fobia social”.

Trastornos físicos con mayor incidencia.

Respecto a las enfermedades físicas, son personas que frecuentemente muestran síntomas físicos relacionados con el estrés, somatizando sus preocupaciones.

De hecho, no es extraño que desarrollen problemas de piel u otros relacionados con el sistema inmunitario, que muestren una mayor tasa de cefaleas y migrañas y que tengan una mayor incidencia de fiebre del heno (rinitis alérgica y erupciones cutáneas).

La persona altamente sensible padece migrañas con frecuencia

(4) – La persona altamente sensible padece migrañas con frecuencia.

Cabe destacar que al ser más sensibles y conscientes de sensaciones y cambios fisiológicos menores tienden a informar con mayor frecuencia de síntomas físicos y problemas de salud, siendo gran parte de ellos fruto de somatizaciones.

“La persona altamente sensible tiene tendencia a sufrir somatizaciones”.

Por otra parte, dado que cuentan con un bajo umbral sensorial debido al especial refinamiento de su sistema neurosensorial, estas personas pueden verse más afectadas por el alcohol, la cafeína y diversos medicamentos.

Esto también les lleva a sentirse muy perturbadas por la sensación de hambre, lo que interrumpe su concentración y afecta a su estado de ánimo.

En relación con esto último, cabe señalar que el estado anímico de estas personas suele afectar especialmente a sus hábitos alimenticios y de sueño, lo que les lleva a comer o dormir demasiado o muy poco. Además, suelen tener sueños vívidos y pesadillas, provocando despertares y peor calidad de sueño.

El don de la sensibilidad de Elaine Aron

(5) – El libro de Elaine Aron: “El don de la sensibilidad”. 

Desafortunadamente, si bien la alta sensibilidad es un rasgo que hace que las personas puedan captar y apreciar mejor su mundo a nivel físico, emocional y social, el desconocimiento de este rasgo y la incomprensión del mismo pueden llevar a la persona a no gestionar adecuadamente sus emociones.

Por ello, en una próxima entrada del blog se darán una serie de consejos para tratar la alta sensibilidad propia y ajena.


Referencias bibliográficas.

  • ¿Eres altamente sensible? Test oficial de PAS España. PAS España. Enlace.  
  • 24 señales de que una personas es altamente sensible. (2020). Psychology Today. Enlace. Recuperado el 30 de julio de 2020 de: 
  • Aron, A. et al. (2010). Temperament trait of sensory processing sensivity moderates cultural differences in neural response. Social Cognitive and Affective Neuroscience, 5 (2-3), 219-226.
  • Aron, E. N. (2006). El don de la sensibilidad: Las personas altamente sensibles. Barcelona, España: Obelisco.
  • Carr, M. y Nielsen, T. (2017.). A novel differential susceptibility framework for the study of nightmares: Evidence for trait sensory processing sensivity. Clinical Psychology Review, 58, 86-96.
  • Filgueira, B. (2020). Cómo saber si sos “PAS”, una persona altamente sensible. Infobae. Enlace. Recuperado el 30 de julio de 2020 de: 
  • Guerra, M. R. y Lara, A. (2019). Características de las personas altamente sensibles. Ocronos, Revista Médica y de Enfermería. Enlace. 
  • Maciá, S. (2019). Sensibilidad de Procesamiento Sensorial y su relación con variables de salud. Trabajo final de máster, Universidad Miguel Hernández, Elche. 
  • Segovia, E. (2017). PAS: 7 claves para vivir con alta sensibilidad. Cuerpomente. Enlace. 
  • Vicente, M. (2018). Cómo tratar a una persona altamente sensible. Psicología-Online. Enlace.

Autora.

Mª Victoria Orbe Valls - Psicóloga Clínica

Mª Victoria Orbe Valls es psicóloga general sanitaria. Está graduada en Psicología por el CES Cardenal Cisneros (Universidad Complutense de Madrid), cuenta también con los másteres de Psicología General Sanitaria (Universidad Antonio de Nebrija) y Sexología Clínica y Terapia de Parejas (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), así como con formación en Mindfulness y grafopsicología. En la actualidad compagina su actividad como psicóloga con la divulgación científica. Es colaboradora en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.


 

Otros artículos de la misma autora.


 

Galería de Imágenes.


 

Artículos relacionados.