La vuelta al cole en tiempos de COVID-19

La vuelta al cole

La vuelta al cole siempre ha traído consigo una serie de preocupaciones acerca de las posibles dificultades que puede entrañar el retorno a la rutina escolar, a lo que este año hay que añadir las complicaciones que ha traído la pandemia de COVID-19.

Ante esta situación, los padres se preguntan qué pueden hacer para que sus hijos mantengan las medidas de prevención sin desarrollar tal miedo al contagio que les impida mantener sus relaciones sociales o actividades escolares.

Independientemente de que las clases sean de carácter presencial o no, es necesario preparar a los niños para la vuelta al estudio. Por ello, en esta entrada del blog se ofrecerán pautas para que puedan sobrellevarla mejor sin descuidar las medidas de prevención.

¿Cómo viven los niños la vuelta al cole en este momento de incertidumbre?

Tras el periodo vacacional, los niños han desconectado del contexto habitual, abandonando sus obligaciones cotidianas y académicas. Esta vuelta a la rutina requiere de un proceso de adaptación por parte del niño, quien puede mostrar alteraciones del sueño, tener pesadillas, mostrarse desanimado, apático o irritable (manifestando especial sensibilidad e impaciencia, en parte debido a sus alteraciones en el sueño).

Normalmente, este proceso dura entre una y dos semanas, momento en el que el niño termina adaptándose a las nuevas circunstancias (p. ej. a la pérdida de tiempo libre o a un menor contacto familiar) y reorientando su energía.

A todo ello, hay que añadir que los niños guardan un recuerdo de la escuela completamente diferente, por lo que, probablemente, tengan falsas expectativas acerca de cómo será su reincorporación escolar. Asimismo, tendrán que adaptarse a normas y rutinas completamente diferentes que serán un reto para ellos (p. ej. no compartir juguetes con otros niños o mantener la distancia de seguridad).

Además, precisarán superar su posible miedo al contagio, justificado por la ausencia de contacto durante meses, exceptuando a sus progenitores, con quienes seguramente haya pasado mucho más tiempo del habitual, por lo que la separación podrá suponer otra dificultad añadida. En este sentido, es importante aclarar que:

“los niños cuentan con una gran capacidad de adaptación, por lo que, aunque la rutina les proporciona una gran seguridad, son capaces de cambiarla gracias a su enorme plasticidad cerebral”.    

Posibles secuelas psicológicas de la cuarentena en los niños a nivel educativo.

Es importante tener en cuenta que la pandemia ha hecho que muchos niños dejaran de acudir a la guardería o al centro escolar, lo que puede haber traído como consecuencia una reducción de la estimulación física, cognitiva y social del menor.

Un ejemplo de ello serían los posibles problemas de socialización, más concretamente en la relación con iguales, debido a que no han podido tener una socialización real. 

La falta de socialización podría causar problemas en los niños.

(1) – La falta de socialización podría causar problemas en los niños.

 

En este sentido, es necesario destacar el aumento exponencial del uso de las nuevas tecnologías no sólo como herramienta de apoyo escolar, sino también como medio de entretenimiento, lo que ha podido provocar el abuso de videojuegos en algunos niños hasta el punto de haberse visto afectado su rendimiento académico, independientemente de los posibles problemas de atención, concentración y memorización provocados por el cambio en la metodología académica (escasez de conocimientos que arrastrarán el próximo curso escolar).

¿Los niños pueden dejar de ir al colegio por temor al contagio?

La falta de información unido a que la poca que hay es contradictoria debido a la inexistencia de protocolos comunes ha terminado generando desconfianza en prácticamente todos los progenitores, quienes ahora dudan si enviar a sus hijos al colegio por temor a que se contagien ellos y, por extensión, su familia. Quizás por ello la Fiscalía General de Estado ha recordado que:

“cuando un alumno falta injustificadamente a más del 20% del periodo lectivo los centros escolares tienen la obligación de informar a las autoridades competentes”.

La educación obligatoria en España.

Esta misión de los profesores se debe a que la educación obligatoria en España es de los seis a los dieciséis años, por lo que la inasistencia voluntaria podría conllevar desde la pérdida de la custodia hasta penas de prisión para los padres o tutores que hayan infringido este derecho de asistencia con respecto a la patria potestad.

En el caso de las parejas separadas, además, la decisión de no escolarizar al hijo ha de ser consensuada para evitar las penalizaciones por la falta de acuerdo.

Sin embargo, la actual crisis sanitaria ha puesto en jaque este tipo de medidas, ya que la salud física puede prevalecer sobre la educación escolar, de manera que, a la hora de tomar la decisión, el juez deberá sopesar si el centro educativo podía garantizar la seguridad de no contagio en las aulas, lo cual es prácticamente imposible actualmente. No obstante, es importante recordar que: 

“el aislamiento evita el correcto desarrollo de los niños, pues éstos mejoran sus habilidades físicas, cognitivas y sociales a través de la socialización”.

En cualquier caso, es conveniente tener en cuenta que lo más probable es que el miedo y la incertidumbre vayan a alargarse durante todo el curso, por lo que debe procurarse hacer normal la actual situación de anormalidad y poner límites a las ideas negativas, aprendiendo a vivir con cierto temor, el cual puede servir para ayudar a mantener y mejorar las actuales medidas de prevención.  

Vuelta al cole: Hay que procurar hacer normal la situación anormal.

(2) – Vuelta al cole: Hay que procurar hacer normal la situación anormal

Consejos para facilitar la vuelta al colegio.

A continuación, se ofrecen algunas recomendaciones para que la vuelta al colegio sea más llevadera para la familia:

Motivarle para la vuelta a las clases.

Hacer partícipe al niño permitiéndole elegir cierto material escolar puede servir para despertar su ilusión respecto a la vuelta a la rutina escolar. También es importante preguntarle qué es lo que más y menos le gusta de la escuela, sin aportar comentarios negativos sobre la vuelta a la rutina, ayudándole a vivirlo como una experiencia principalmente positiva.

En este sentido, es importante explicarle que es normal que al principio no le apetezca ir, porque el aprendizaje siempre supone un reto y hay que esforzarse para afrontarlo.


Enseñarle estrategias de afrontamiento.

Tal y como se comentó en la entrada sobre la influencia del estilo educativo en el desarrollo psicológico de los hijos, es importante no sobreprotegerles, sino normalizar los desafíos y exigencias que suponen el nuevo curso.

Es conveniente recordarles que cuentan con una “caja de herramientas” como son:

  • Pedir ayuda a otras personas que se preocupan por él, como su profesor o el propio progenitor.
  • Utilizar pensamientos tranquilizadores (p. ej. tener en cuenta que la mayoría de los problemas se pueden solucionar porque se tiene capacidad para ello).
  • Recordar aquello que hizo en situaciones parecidas o qué haría otra persona en su lugar.

Establecer una rutina.

Es aconsejable modificar progresivamente los horarios de sueño con, p. ej., una semana de antelación, de manera que el niño pueda regular su horario antes de comenzar el curso. También puede ser útil buscar algunos momentos en los que dejar al niño separado de sus padres o hermanos, para que no le resulte tan dura la separación posteriormente.

Cabe destacar que en la rutina es importante incluir algún momento de merecido descanso como ver dibujos animados a la hora de la merienda o ir al parque.

Permitirle seguir contando con tiempo de ocio.

Las largas jornadas laborales o el deseo de que el hijo asimile la mayor cantidad de conocimiento posible hace que:

“algunos padres terminen involucrando a sus hijos en numerosas actividades extraescolares que, en ocasiones, ni siquiera despiertan el interés de su hijo y que, además, le pueden generar estrés e incluso ansiedad.”

En este sentido, es importante preguntar al niño qué opina al respecto y observar si cuenta con tiempo suficiente para jugar, pues el juego sirve para desarrollar su creatividad y le ayuda a gestionar sus emociones.

Vuelta al cole: Respetar que tenga tiempo de juego y entretenimiento

(3) – Vuelta al cole: Hay que respetar el tiempo de juego de los niños.

Pautas ante los problemas infantiles derivados del coronavirus.

A continuación, se ofrecen algunas medidas específicas para abordar los problemas que pueden aparecer en los niños a causa de la pandemia del COVID-19:

Respecto a las medidas para prevenir el contagio.

Para que el niño comprenda y cumpla las medidas de prevención, es fundamental mostrarse abierto a la comunicación, sin restricciones. En cualquier caso, lo más esencial es informarle sobre los riesgos del contagio y reiterarle la necesidad de ser prudente, dándole pautas claras y concretas para que no se salte las medidas de higiene por inconsciencia.

Respecto al miedo al contagio.

Es esencial resolver las preocupaciones de los niños de manera honesta, mostrando tranquilidad ante sus dudas y proporcionándoles seguridad, explicándoles que si cumplen las medidas de seguridad no tiene por qué pasarles nada.

En este sentido, es conveniente preguntarles acerca de cómo se sienten y permitirles expresar sus sentimientos (tanto positivos como negativos) sin invalidarlos o menospreciarlos, respetando su opinión y dejándoles su propio espacio en el que calmar sus emociones.

Cabe destacar que en el caso de que el niño tuviese pensamientos recurrentes acerca de encontrarse en peligro o tuviera reacciones exageradas (p. ej. lavarse compulsivamente), sería recomendable consultar con un psicólogo para que le enseñara a gestionar su miedo de una forma más apropiada.

Respecto a la socialización.

Los niños aprenden a regular sus propias emociones observando cómo se comportan sus padres ante las mismas. Por ello, es importante que los padres enseñen a los niños a relacionarse en esta nueva normalidad, animándoles a que pierdan el miedo excesivo y fomentando su responsabilidad y compromiso con la salud ajena.

Para ello, pueden proponerse juegos que sí cumplan con las medidas de seguridad tales como el escondite, jugar a adivinar películas, a luchar con espadas de juguete, etc.

Por otra parte, el haberse estado relacionando a través de las pantallas puede haber repercutido negativamente en las habilidades de interacción del niño, optando por una comunicación demasiado literal, lo cual debe ser mejorado.

Respecto al uso abusivo de la tecnología.

En este caso, el uso abusivo de la tecnología se debería a la pobre gestión del tiempo libre y, aunque a corto plazo ayuda a desconectar, puede provocar efectos indeseados:

“a medio y largo plazo los expertos advierten de que incrementa la ansiedad en los niños, alterando su sistema nervioso y puede llegar a producir adicción.”

Para evitarlo, además de controlar el acceso del menor a los distintos dispositivos, es recomendable ofrecerle actividades de ocio alternativas (p. ej. literatura o salir a dar un paseo) y hacer uso de la creatividad (p. ej. jugar a los juegos propios de un campamento o a simular cómo sería un día sin cierta tecnología).

Fomentar actividades alternativas con los niños.

(4) – Es aconsejable fomentar actividades alternativas con los niños.

 

De esta manera, los progenitores han de estar alerta, sin patologizar (p. ej. no es lo mismo un miedo preventivo que uno paralizante), pero estando pendientes de las necesidades y los cambios emocionales que tienen sus hijos, pues, en caso de no intervenir, pueden llegar a desarrollar problemas psicológicos que perduren en etapas posteriores.

Referencias bibliográficas.

  • Cómo facilitar la vuelta al cole en ocho claves. (2017). Cenit Psicólogos. Enlace.
  • López, I. (2019). La vuelta al cole: Consejos para que sea menos traumática. Centro de Psicólogos Bilbao. Enlace
  • Psicólogos advierten que los jóvenes deben prepararse para la vuelta al cole post-covid. (2020). El Mundo. Enlace.
  • Ricou, J. (2020). Insumisión escolar: ¿Qué pasa si no llevo a mis hijos a clase por temor al contagio? La Vanguardia. Enlace. 
  • Rius, M. (2020). Vuelta al cole: cómo gestionar el miedo y la incertidumbre de niños y de mayores. La Vanguardia. Enlace.
  • Sánchez Reula, M. (s. f.). ¿Cómo afecta la COVID-19 a los niños en el plano psicológico? ZIGZAG digital. Enlace.

 


 

Autora.

Mª Victoria Orbe Valls - Psicóloga Clínica

Mª Victoria Orbe Valls es psicóloga general sanitaria. Está graduada en Psicología por el CES Cardenal Cisneros (Universidad Complutense de Madrid), cuenta también con los másteres de Psicología General Sanitaria (Universidad Antonio de Nebrija) y Sexología Clínica y Terapia de Parejas (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), así como con formación en Mindfulness y grafopsicología. En la actualidad compagina su actividad como psicóloga con la divulgación científica. Es colaboradora en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid.


 

Otros artículos de la misma autora.


 

Galería de Imágenes.


 

Artículos relacionados.