Saltar al contenido

10 Señales para detectar a las personas envidiosas

Claves para reconocer a las personas envidiosas

La envidia es un sentimiento de dolor y frustración que surge al no tener aquello que posee otra persona y que uno no ha podido conseguir (dinero, relaciones sentimentales, atractivo físico, éxito laboral…).

Saber identificar a las personas envidiosas es esencial para mantener relaciones genuinas y saludables.

Cómo reconocer a una persona envidiosa

La envidia es una emoción compleja que puede tener efectos perjudiciales en las relaciones interpersonales. Es conveniente saber distinguir la envidia de la admiración por los éxitos ajenos, que genera un sentimiento de autosuperación.

Es importante señalar que la envidia no consiste únicamente en desear lo que los demás tienen: lo que caracteriza principalmente a la envidia es el deseo de que el otro no tenga lo que uno desea.

Simplificando, podríamos decir que el envidioso busca el mal ajeno. Por este motivo, es tan importante reconocer a los envidiosos y evitar establecer relaciones estrechas con ellos.

A continuación te ofrecemos una serie de señales y actitudes para detectar a las personas envidiosas.

El envidioso siente agresividad hacia la otra persona
(1) – El envidioso siente hostilidad hacia la otra persona.

Desvalorización del éxito ajeno

Las personas envidiosas minimizan los éxitos de los demás, atribuyéndolos a factores externos como la suerte, en lugar de reconocer el esfuerzo y el talento.

Esta actitud no solo revela su inseguridad y su baja autoestima, sino también un deseo de que otros no posean lo que ellos carecen.

Críticas y hostilidad velada

Las críticas destructivas y los comentarios sarcásticos son comunes en personas envidiosas, quienes a menudo utilizan los chismes y la difamación para socavar a aquellos a quienes envidian.

Este comportamiento puede intensificarse en situaciones donde el envidiado celebra un nuevo éxito.

Competitividad excesiva y comparación continua

El envidioso ve la vida como una competición constante, siempre intentando superar a los demás para afirmar su valía.

Esta necesidad de competir puede manifestarse en todos los aspectos de la vida, desde logros profesionales hasta adquisiciones personales.

Un sentimiento de desigualdad puede generar la envidia.
(2) – La comparación continua es propia del envidioso.

Elogios vacíos y sarcasmo

Los envidiosos pueden ofrecer elogios que suenan amables pero carecen de sinceridad, utilizando felicitaciones forzadas o con un matiz sarcástico para ocultar su verdadera falta de alegría por los logros de los demás.

Necesidad de ser el centro de atención

Una persona envidiosa puede buscar constantemente ser el centro de atención, desviando la conversación hacia sí misma incluso cuando el momento es para celebrar los éxitos de otros.

Esto refleja un deseo de minimizar los logros ajenos y resaltar los propios.

Imitación y competencia

Imitar a quien se envidia es una forma de competencia en la que el envidioso trata de superar al otro incluso en aspectos que no disfruta genuinamente.

Esta imitación puede ir desde adquirir bienes similares hasta adoptar estilos de vida que no les corresponden, todo para sentirse superior. El envidioso alardea de su éxito, compitiendo con el de los demás.

Curiosamente, las personas envidiosas sí consideran que sus logros se deben a sus propios méritos, de manera que procuran que los demás sean conocedores de los mismos para ser los más valorados.

Al envidioso le gusta presumir ante los demás
(3) – Al envidioso le gusta alardear frecuentemente

Alegría por los fracasos ajenos

El disfrute de los fracasos de los demás es un indicador claro de envidia. Las personas envidiosas pueden experimentar un sentido de alivio o superioridad cuando otros enfrentan dificultades, lo que refleja su propia insatisfacción e inseguridad.

Esta afirmación ha quedado validada por una reciente publicación, donde un grupo de psicólogos israelíes realizaron una resonancia magnética funcional a un grupo de voluntarios mientras realizaban un juego de azar.

En este experimento observaron que algunos jugadores estaban contentos cuando, a pesar de haber perdido dinero, el jugador rival perdía más que ellos mismos.

Desacreditación mediante rumores

El uso de rumores y chismes para desacreditar a otros es una táctica común entre los envidiosos, intentando crear dudas y desconfianza hacia la persona envidiada para sentirse ellos más seguros y superiores.

Minimización de logros

El envidioso puede restar importancia a tus logros, atribuyéndolos a la casualidad o a circunstancias externas, en un intento de hacer que sus propios logros parezcan más significativos en comparación.

Es interesante saber reconocer a una persona envidiosa
(4) – Es bueno saber reconocer a una persona envidiosa

Malos consejos

Ofrecer consejos malintencionados es otra forma sutil pero destructiva de envidia.

Estos consejos están destinados a sabotear más que a ayudar, buscando minar la confianza y el progreso de la persona a la que se envidia.

Poder identificar estos comportamientos, es crucial para rodearse de personas sinceras, que realmente se apoyen entre sí y celebren los éxitos mutuos.

Distinguir entre la simpatía genuina y la envidia disfrazada es fundamental para desarrollar relaciones saludables y positivas.


Referencias bibliográficas.


Galería de Imágenes.

  • Imagen de Portada creada por IA (Dall-e 3)
  • (1) – Imagen de TVPeru
  • (2) – Imagen de Taringa
  • (3) – Imagen de SPVstudios
  • (4) – Imagen de Bionic Gabby

Mª Victoria O. Valls - Psicóloga Clínica

M.ª Victoria Orbe Valls es psicóloga general sanitaria.

Está graduada en Psicología por el CES Cardenal Cisneros (Universidad Complutense de Madrid), cuenta también con los másteres de Psicología General Sanitaria (Universidad Antonio de Nebrija) y Sexología Clínica y Terapia de Parejas (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), así como con formación en Mindfulness y grafopsicología.

En la actualidad compagina su actividad como psicóloga con la divulgación científica.